Industria

Puente aéreo con China contra el coronavirus

Varios fabricantes recurren al transporte en avión de piezas de proveedores chinos aunque el riesgo se centra ahora en Italia

Trabajador de la fábrica de Renault en Wuhan / COCHE GLOBAL

Trabajador de la fábrica de Renault en Wuhan / COCHE GLOBAL

Toni Fuentes

05.03.2020 00:35h

4 min

Los aviones de carga han recibido pedidos extraordinarios en los últimos días. Tienen que transportar piezas procedentes de China a las fábricas de automóviles de Europa como consecuencia de los efectos del coronavirus. Así lo han confirmado los grandes grupos automovilísticos que intentan evitar un parón de las líneas de montaje con este puente aéreo con China. Sin embargo, el principal riesgo se centra ahora en algunos proveedores de componentes situados en Italia.

Se trata de una respuesta excepcional a la crisis provocada por la paralización durante un mes o incluso más de las plantas de producción situadas en el región de Hubei y en otras áreas de China. Por suerte, al tratarse de proveedores lejanos existe un estoc de material para cubrir alrededor de un mes, con lo que la industria europea intenta ahora evitar el desabastecimiento hasta que se reanude el ritmo de producción habitual. Pero esa estrategia del puente aéreo para evitar la rotura de estoc tiene un coste mucho más elevado que enviar toneladas de piezas por barco.

El presidente del Grupo PSA, Carlos Tavares, ha asegurado que el consorcio automovilístico francés dispone todavía de los componentes necesarios para producir en sus plantas de Europa a pesar del brote de coronavirus. Según Tavares, solo entre un 3% y un 4% de las componentes del grupo proviene de China, donde ha asegurado que las autoridades locales permitirán que a partir del próximo 11 de marzo se reanude la actividad en las fábricas de la provincia de Hubei.

Camiones con tres conductores

Las plantas europeas han tenido que buscar soluciones para agilizar la llegada de los componentes, como el uso de aviones para su transporte. "No queremos depender estratégicamente de nuestros proveedores asiáticos", ha destacado Tavares, por lo que ha subrayado la importancia de la creación de un proveedor europeo de baterías para modelos electrificados para no depender solo de una fuente de suministro.

El director Mundial de Fabricación y Logística del grupo Renault, José Vicente de los Mozos, ha asegurado que la compañía automovilística francesa está utilizando aviones, trenes y camiones con tres conductores para transportar componentes desde China a sus fábricas del resto del mundo para así evitar retrasos por el coronavirus.

Tal como ha informado De los Mozos, por norma general, las marcas utilizan el barco como medio de transporte más barato para repartir sus componentes desde China al resto del mundo, lo que tarda entre cuatro y seis semanas. Sin embargo, debido al brote del virus y para evitar retrasos, se han buscado otras alternativas.

Temor a un parón en Seat

La producción en la fábrica de Seat de Martorell podría verse afectada a principios de abril por la falta de suministros procedentes de China, según ha advertido Matías Carnero, presidente del comité de empresa. Carnero ha expresado esta preocupación, en declaraciones a Efe, pese a que la marca automovilística ha asegurado que la epidemia no ha impactado en la actividad de Martorell. "Estamos preocupados por el efecto del coronavirus. Creo que acabará afectando a todas las empresas de automoción, que tendrán que hacer paradas de producción. Nosotros no seremos menos", ha dicho el dirigente de UGT.

La dirección de Volkswagen Navarra ha informado a los sindicatos que agotará todas las posibilidades antes de aplicar el ERTE ante un eventual corte de la cadena de suministro. En estos momentos, ha informado la compañía en un comunicado, el Departamento de Logística trabaja para minimizar los efectos del coronavirus en la recepción de piezas para mantener el ritmo normal de producción.

La amenaza de Italia

Jesús Galindo, gerente de Relaciones Industriales de Volkswagen Navarra, ha afirmado que la empresa hará “lo imposible” por no parar, pero que si se vieran obligados a parar por falta de piezas deben "estar preparados con un ERTE acordado”. Galindo ha propuesto un ERTE con las mismas condiciones que el de 2018, con la salvedad de que, en este caso, y debido al alto grado de incertidumbre que genera el coronavirus, se abriría hasta finales de 2020.

El director de Logística de Volkswagen Navarra, Alfonso Eslava, ha informado en la reunión de que su departamento ha identificado aproximadamente 80 piezas provenientes de China, tanto de proveedores directos como de otros proveedores que, pese a no estar instalados en el país asiático, usan a empresas chinas como subproveedores. A corto plazo, ha comentado Eslava, "si la situación continúa como hasta la fecha, estamos cubiertos y no prevemos grandes problemas desde China”.

El principal temor de la industria automovilítica europea se centra ahora en un posible desabastecimiento de proveedores de componentes situados en el norte de Italia. Al ser proveedores de proximidad, el estoc se reduce a las piezas necesarias para un periodo corte que va de tres a seis días de ensamblaje de vehículos. Por ahora, las plantas de las regiones italianas más afectadas por el COVID-19 siguen operativas pero si llegaran a parar, la industria de automoción no tendría apenas capacidad de reacción, admiten fuentes del sector.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.