Mercado

Prueba del Opel Corsa: un salto por dentro y por fuera

La nueva generación crece, mejora en muchos aspectos y logra un 8 en el test de conducción de Coche Global

Opel Corsa 2019 prueba de conducción

Toni Fuentes

30.11.2019 23:05h

4 min

El año 1982 trajo el Mundial de fútbol de Naranjito en España y otro símbolo de la modernidad: el Opel Corsa. Desde entonces, 14 millones de clientes han apostado por este utilitario, lo que en sí mismo es ya una prueba de éxito. El modelo superventas de la marca alemana se acaba de renovar con la sexta generación, que después de probarla podemos asegurar que probablemente supone el salto cualitativo más importante en su historia. Este es el resultado de la primera toma de contacto con el nuevo modelo en una prueba de conducción para Coche Global.

Tiene razón Agustín López-Turconi, responsable de producto, cuando dice que el "Opel Corsa forma parte de nuestras vidas" porque forma parte del paisaje al haberlo conducido o porque conocemos a muchos que lo han hecho. La popularidad del Corsa también se mide en el reconocimiento como el modelo más reconocido de Opel.

El nuevo Opel Corsa tiene más importancia que cualquier otro salto de generación anterior. Para empezar, es el primer coche de Opel desarrollado bajo el paraguas del grupo PSA, que compró Opel a General Motors en 2017. Comparte plataforma CMP multienergética con su nuevo colega el Peugeot 208, con el que tiene que competir en el mercado. Los dos modelos tendrán una versión 100% eléctrica en 2020. De momento, el Corsa llega con campaña promocional que deja su precio de entrada en 10.900 euros.

Nuevas dimensiones del Corsa

El nuevo Corsa es nuevo de verdad. Apenas queda rastro del modelo anterior por fuera y por dentro, aunque todos los Corsa han salido de la fábrica de Figueruelas (Zaragoza). Ahora, más que un utilitario parece un coche familiar de un segmento superior gracias al nuevo diseño y a la nueva arquitectura. Es cuatro centímetros más largo (4,060 metros) y cinco centímetros más bajo (1,481 metros), lo que genera una impresión de ser un coche más grande y espacioso que el Corsa anterior.

Opel aprovecha estos cambios, así como el el maletero con una capacidad de 309 litros (24 más) para subrayar la vocación del Corsa como un coche "apto para las familias". Son argumentos reales, pero tampoco podemos comparar el espacio del habitáculo del Corsa con el de un Astra, por ejemplo. Las diferencias se ven en unas plazas posteriores algo limitadas para ocupantes altos. 

En la prueba hemos tenido oportunidad de conducir el Corsa con una motorización básica 1.2 gasolina de 75 CV y una más alta 1.2 Turbo de 100 CV con cambio automático de ocho velocidades. En la versión de entrada a la gama, el motor funciona con corrección para tener pocos caballos pero en la versión de 100 CV da un salto muy importante gracias al turbo y a la gestión de los modos de conducción. 

Gama de motores

En el modo Sport, el motor se transforma y rinde muy por encima de lo que se podría esperar. Responde con brío al pisar el acelerador y cambia de marchas con suavidad e ímpetu. La contrapartida es que el consumo de gasolina sube considerablemente. Por ello es posible conducir en los modos Sport y Eco, que limitan el régimen de revoluciones para dar prioridad al ahorro energético. Según Opel, la media de consumo del nuevo Corsa es de 5,6 litros a los 100 km (en nuestra prueba el resultado fue algo superior) frente a 7,3 de la primera generación. 

Una parte del secreto de esa reducción es, además de la mejora de la eficiencia de los motores nuevos, el aligeramiento del peso del nuevo Corsa, especialmente en el chasis (40 kilos menos), los motores (15 kilos menos) y los asientos (10 kilos menos). 

La tecnología es otro pilar del nuevo Corsa, y se aprecia solo entrar en él. Nos recibe una pantalla de 10 pulgadas bien situada en un salpicadero digital. Los sistemas de asistencia a la conducción incluyen la frenada automática de emergencia, el asistente de mantenimiento de carril, reconocimiento de señales de tráfico y limitador inteligente de velocidad. Sin embargo, no dispone de control de crucero adaptativo, lo que le ha penalizado en las pruebas Euro Ncap con la pérdida de una estrella al quedarse con cuatro, algo que no resta seguridad en caso de colisión.

Mejor nota que antes

El nuevo Opel Corsa presume también de una iluminación IntelliLux LED Matrix única en su segmento que permite dirigir los haces de luz para no deslumbrar a los conductores de otros vehículos y reducir el consumo en un 76%.

El resultado de esta primera toma de contacto en la prueba de conducción es una nota de un 8 para el nuevo Corsa, superior a la del 7,52 que obtuvo la generación anterior​ en el panel de expertos Car Review & Rating de Coche Global. Para mí, lo mejor del nuevo modelo es su diseño, con un 8,7, seguido de la conducción y el motor con un 8 y el interior, con un 7,5.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.