Tendencias

Nuevas medidas de Barcelona contra la contaminación: peaje y zona azul flexible

El Ayuntamiento responde al requerimiento de la UE con acciones que se suman a las restricciones de tráfico

Una agente de la Guardia Urbana regula el tráfico en Barcelona / GUARDIA URBANA

Una agente de la Guardia Urbana regula el tráfico en Barcelona / GUARDIA URBANA

Helena Martín

11.07.2019 11:55h

4 min

El tirón de orejas de la Comisión Europea a España y, en particular, a Barcelona y Madrid por sus medidas contra la contaminación insuficientes obliga a las administraciones a mover ficha. El Ayuntamiento de Barcelona ha sido el primer en anunciar nuevas medidas para reducir las emisiones de gases contaminantes y de efecto invernadero que incluyen novedades como un peaje de acceso a la ciudad y tarifas flexibles de la zona azul que se suman a las restricciones de tráfico.

El Ayuntamiento de Barcelona prevé reducir las emisiones de CO2 en 210.000 toneladas, un 6% anual, y para ello avanzará diez medidas de choque. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha presidido la constitución de la Mesa para la Emergencia Climática de la capital catalana que elaborará los contenidos de la Declaración de Emergencia Climática que la ciudad prevé decretar el 1 de enero de 2020, coincidiendo con la entrada en vigor de la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona. A partir de ese momento, las restricciones de tráfico en Barcelona serán permanentes y afectarán a los vehículos que no disponen de etiqueta ambiental de la DGT y que, por tanto, son más antiguos.

El anuncio se produce el mismo día que el eurocomisario de Medio Ambiente, Karmenu Vella, ha pedido a España medidas adicionales sobre calidad del aire para paliar los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) que, en ciudades como Madrid o el área metropolitana de Barcelona, vulneran los límites establecidos por la normativa europea. Colau ha subrayado que Barcelona no quiere "un decreto de emergencia 'fake', retórico", sino un decreto "real, concreto, ambicioso y coherente" que vaya "acompañado de mediadas valientes a implementar a corto y medio plazo a la altura de la urgencia", como las que su gobierno empezará a aplicar en septiembre.

Nueva regulación de tráfico

Entre estas medidas avanzadas por el Ayuntamiento figuran habilitar un nuevo carril bus en la calle Aragó y reducir un carril de circulación de coches en la calle Mallorca, en el tramo Meridiana-Diagonal. Asimismo se limitará a 30 kilómetros por hora la circulación por las calles de Rocafort, Sicilia, Ausiàs March, Compte Borrell, Gran de Gràcia, y los paseos Joan de Borbó y Sant Joan.

Más zonas peatonales

El nuevo gobierno municipal ha anunciado otros cambios en la movilidad para reducir emisiones como los de completar el tercer tramo de la supermanzana de Sant Antoni y el segundo tramo de la supermanzana de Horta. También se iniciará la redacción y procesos participativos de las supermanzanas de Sant Gervasi-La Bonanova, Esquerra de l'Eixample y Dreta del Eixample, y abrirá al público el nuevo eje verde de la calle Cristòbal de Moura y los Jardines del doctor Pla y Armengol.

Menos coches junto a colegios

Además, mejorará la calidad del aire de 85 centros escolares con medidas para pacificar el trafico y actuaciones del programa "Escola Respira".

Medidas fiscales

Por otra parte pondrá en marcha un grupo de trabajo para definir "mecanismos fiscales para la lucha contra la congestión y la contaminación como la tasa metropolitana para la movilidad sostenible". Grupos ecologistas han propuesto medidas como la introducción de un peaje metropolitano para reducir las emisiones. El peaje era una de las medidas en el programa electoral de Ada Colau.

El consistorio también promoverá una reforma de las ordenanzas fiscales para implantar un pago diferencial del aparcamiento de la zona azul según las emisiones de contaminantes y de CO2 de los vehículos y una tasa de recogida de basuras domesticas. Madrid implantó esta medida hace tiempo para eximir del pago a coches eléctricos y penalizar a los más contaminantes al introducir la matrícula en el parquímetro.

Menos plástico

Otras medidas son definir antes de fin de año con los vecinos la extensión de la recogida de basuras puerta a puerta, constituir la mesa Plástico Cero con operadores públicos y privados para la erradicación del plástico de un solo uso y licitar 30 proyectos de generación fotovoltaica en edificios y equipamientos municipales y obras de pérgolas y medianeras fotovoltaicas.

El consistorio decretará la obligación de disponer de generación de energía renovable a todos los equipamientos y edificios municipales de nueva construcción o con grandes rehabilitaciones y evaluará y hará público el efecto de las principales partidas de inversión y gasto corriente en términos de reducción de emisiones de CO2 en la propuesta de presupuestos para 2020. 

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.