Tendencias

Más de 100.000 motos sin etiqueta, atrapadas por las restricciones en Barcelona

La patronal Anesdor pide al ayuntamiento que deje entrar una parte de motos sin etiqueta por sus bajas emisiones

Motos estacionadas en la calle

Motos estacionadas en la calle

Toni Fuentes

09.07.2019 14:21h

2 min

Más de 100.000 motos y ciclomotores quedarán atrapadas por las restricciones al tráfico que aplicará Barcelona a partir de enero de 2020. Se trata de los vehículos de dos ruedas que no disponen de etiqueta ambiental de la DGT en el parque de 290.000 motos registradas en Barcelona, según las estimaciones de la patronal del sector Anesdor, que reclama al Ayuntamiento que tenga manga ancha con las motocicletas que no tienen etiqueta.

La Asociación de Empresas del Sector de las Dos Ruedas (Anesdor) ha mantenido contactos con el Ayuntamiento de Barcelona para plantear que reconsidere la normativa de la zona de bajas emisiones que aplcará restricciones de tráfico permanentes a partir de enero de 2020. Sin embargo, la receptividad del consistorio a la propuesta de Anesdor ha sido hasta ahora nula, según ha explicado José María Riaó, secretario general de la patronal. 

Motos de antes de 2003

La petición de permitir que haya más motos, incluidas algunas que no tienen etiqueta ambiental, con autorización para entrar en Barcelona se basa en la "gran diferencia de emisiones" existente entre las motos y los coches con la misma calificación por parte de la Dirección General de Tráfico. Con la normativa en vigor, las motos matriculadas antes de 2003 y que, por tanto, no disponen de etiqueta de la DGT no podrán acceder a la zona comprendida en el interior de las rondas de Barcelona, al igual que los coches sin distintivo ambiental. Faltaría por ver con qué criterio se aplica el corte para permitir el acceso, o con un año anterior a 2003 o con una normativa ambiental más antigua.

Para apoyar la petición que ha hecho Anesdor, Riaño aporta algunos datos que muestran la "eficiencia en términos de emisiones" de las motos, que son un 25,2% del parque de vehículos de Barcelona pero originan solo un 0,7% de la contaminación por dióxido de nitrógeno (NO2) y un 7,1% de las partículas en suspensión en el aire. En cambio, según los datos de Anesdor con información oficial, los coches son el 59% del parque de vehículos en la capital catalana y causan el 70% del NO2 y el 55% de las partículas, mientras que la furgonetas suman el 5,9% del parque y originan el 12% del dióxido de nitrógeno y el 17% de las micropartículas. 

55.000 plazas de aparcamiento

Los fabricantes de motos se han mostrado a favor de las zonas de bajas emisiones en grandes ciudades como Barcelona y Madrid, pero con unos criterios más justados a la realidad de cada vehículo. En el caso de Madrid, Anesdor plantea quitar las restricciones horarias a la entrada de las motos con etiqueta.

Otra de las demandas para impulsar el uso de las motos y ciclomotores en Barcelona consiste en que el Ayuntamiento habilite 55.000 plazas más de aparcamiento en la calle para adecuar la oferta a las motocicletas y ciclomotores que circulan cada día en la ciudad.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.