Tendencias

El RACC pide más 'carsharing' y estudia entrar en el sector

Una encuesta del club muestra las quejas de usuarios de Barcelona por el servicio actual

Lluís Puerto y Josep Mateu, director de la Fundación RACC y presidente del RACC

Lluís Puerto y Josep Mateu, director de la Fundación RACC y presidente del RACC

Toni Fuentes

12.06.2019 15:03h

3 min

Los servicios emergentes de vehículos compartidos irán a más, especialmente en Barcelona, porque apenas aprovechan una parte de su potencial, según las conclusiones de una encuesta del RACC. El club de automovilistas ha reclamado al futuro alcalde o alcaldesa de la capital catalana que haya más `carsharing' en Barcelona y anuncia que estudia oportunidades para entrar de forma activa en los nuevos servicios.

Los usuarios de bicis, motos y los escasos coches compartidos existentes en Barcelona son todavía una minoría de la población que no llega al 10%, según el sondeo llevado a cabo por el RACC. El servicio más utilizado es el de bicis compartidas, con un 8,7%, seguido del coche con un servicio más próximo al alquiler por horas, con un 7,3% de los encuestados, y finalmente, la moto, con un 3,6%. No se ha preguntado sobre los patinetes porque Barcelona carece de patinetes compartidos que no sean de uso turístico. 

Nueva tarifa plana 

El presidente del RACC, Josep Mateu, ha pedido hoy al alcalde que salga del pleno del sábado 15 de junio que impulse de forma ordenada el uso compartido de los vehículos, especialmente el del coche, que es el que está a más distancia del exitoso modelo de Madrid de uso por minutos y de recogida y entrega sin ubicaciones fijas. El club de automovilistas ha pedido que se pongan en marcha medidas como una integración de los nuevos modos de movilidad con el transporte público con una nueva tarifa plana.

El objetivo de esta y otras medidas es que haya más usuarios que dejen el coche particular para pasarse a los vehículos compartidos y corregir la tendencia que se aprecia actualmente en la que hay pocos trasvases en ese sentido. La mayor parte de los usuarios de vehículos compartidos provienen del transporte público, según la encuesta.

Lo usuarios del coche compartido de Barcelona, cubierto actualmente con una sola empresa que ofrecen alquiler por horas con turismos de combustión, son los más críticos con el servicio, especialmente por la falta de algunos aspectos que sí tiene el modelo de Madrid como la flexibilidad para aparcar en cualquier plaza en las calles, el cobro por minutos, el uso intensivo de una app y flotas de vehículos eléctricos.

Interés del RACC en 'carsahring'

"Esas quejas de los usuarios de 'carsharing' de Barcelona muestran que hay una demanda de un sistema similar al de Madrid, por minutos y con aparcamiento flexible", afirma Lluís Puerto, director de la Fundación RACC. En todo caso. el club es partidario de modular el sistema de Madrid mediante la combinación de aparcamiento en superficie y en párkings subterráneos debido a la escasez de plazas en Barelona, y con el cobro de un "precio razonable" por utilizar el espacio público que en la capital española no se aplica. Además, Puerto defiende la limitación de las licencias de vehículos compartidos, pero de una forma flexible para satisfacer la demanda.

Ante esta demanda latente, el RACC estudia participar de forma activa en los nuevos servicios de movildiad como parte de su estrategia a los socios y de su hoja de ruta de transformación empresarial. De hecho, Matei ha explicado que la organización descartó hace unos meses aliarse con un operador de 'motosharing' por los elevados costes que suponía, anque la entidad admite su interés. "Estamos mirando hacia las nuevas formas de movildiad", ha afirmado Josep Mateu en respuesta a una pregunta de la web Coche Global.

Intento del RACC en 'motosharing'

El RACC entró hace unos dos años en el capital de la 'start-up' Social Car, que ofrece coche compartido entre particulares y que ha puesto en marcha un flota de vehículos propios con licencia VTC en Barcelona aprovechando la marcha de Uber. 

Aprovechando el reciente salón Automobile Barcelona, dos empresas que operan en Madrid (Zity y Wible) mostraron a los barceloneses el servicio que se están perdiendo debido a una regulación rígida y que eleva los costes a las empresas.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.