Industria

El grupo Volkswagen refuerza su ofensiva de coches eléctricos

La multinacional prevé vender 22 millones de vehículos verdes en 10 años y contempla la producción en España

El presidente de Volkswagen, Herbert Diess, presenta los resultados en Wolfsburg

El presidente de Volkswagen, Herbert Diess, presenta los resultados en Wolfsburg

Toni Fuentes

12.03.2019 08:04h

4 min

El grupo Volkswagen ha decidido pisar el acelerador en su ofensiva eléctrica. La multinacional alemana ha aumentado sus objetivos hasta llegar a 22 millones de coches eléctricos vendidos en 10 años, según ha explicado la compañía en la presentación de resultados en su sede central en Wolfsburg. La intensficación de la estrategia de electrificación se nutre de la mejora de los resultados del grupo, que en 2018 aumentó su beneficio neto hasta 11.827 millones de euros, un 5,8% más. 

Inicialmente, el grupo Volkswagen había planificado un objetivo de 15 millones de vehículos eléctricos en la próxima década pero ahora ha subido el listón hasta los 22 millones. El incremento se debe fundamentalmente a que en lugar de lanzar al mercado 50 coches eléctricos ahora prevé 70 nuevos modelos. 

Volkswagen producirá eléctricos en España

Esos modelos incluyen nuevos vehículos como el Seat el-Born y el Volkswagen ID Buggy presentados la semana anterior en el Salón de Ginebra así como otros ya anunciados previamente como el Volkswagen ID, el equivalente de baterías al Volkswagen Golf que el presidente de la firma, Herbert Diess, quiere vender al mismo precio que la versión diésel.

La electrificación en Volkswagen empezará de arriba a abajo, de los vehículos de gama alta a los más pequeños. Esa tendencia deja, de momento a las fábricas del grupo en España, fuera de la lista de 18 plantas de coches eléctricos. "Llegará un momento en el que en España se produzcan vehículos eléctricos", ha anunciado Herbert Diess, a pesar de la especialización de las plantas de Martorell y Navarra en coches pequeños en los que resulta menos rentable pasar del diésel y la gasolina a las baterías. 

Reducción de las emisiones de CO2

El grupo automovilístico se ha marcado como objetido una reducción de esmisiones de CO2 del 30% durate todo el ciclo de sus vehículos en 2025 como paso inicial para llegar a la completa descarbonización en 2050. Las inversiones en la electrificación de la gama de modelos superarán los 30.000 millones de euros hasta 2030.

Para llevar a cabo esa ofensiva eléctrica, el grupo Volkswagen se ha asegurado el suministro de baterías de los grupos asiáticos LG Chem, SKI, CATL y Samsung y estudia una inversión en fábricas de baterías en Europa. 

Una parte de la inversión de Volkswagen va dirigida a instalar 400 puntos de carga rápida enEuropa hasta 2020, así como 3.500 cargadores para empleados en sus aparcamientos.

Restricciones temporales de motores

El presidente del grupo Volkswagen, Herbert Diess, ha destacado los buenos resultados obtenidos "a pesar de los fuertes vientos en contra y de los importantes desafíos". El grupo tuvo que afrontar unos costes de 3.200 millones derivados principalmente de las secuelas del dieselgate y de las compensaciones y sanciones que tiene que abonar. Además, tuvo que afrontar las restricciones de motores por la entrada en vigor de la nueva homologación WLTP. En ese contexto, el grupo VW tuvo un beneficio neto de 11.827 millones, en los que Seat contribuyó con unas ganancias operativas de 254 millones en 2018, un nivel récord para la marca.

"Nuestro resultado operativo es robusto y resistente, incluso en momentos de gran incertidumbre", ha indicado Diess, que ha citado como elementos de inestabilidad en los mercados mundiales la guerra comercial entre EEUU y China, el Brexit, la fluctuación de los tipos de cambio y la debilidad de algunas economías.

La pesadilla de la falta de motores sufrida por Volkswagen en 2018 se ha ido reduciendo aunque Diess ha advertido de que en 2019 habrá todavía algunos problemas por escasez de motores con la nueva homologación. La lección aprendida por el grupo se ha plasmado en una reducción de las variantes de motorizaciones y cajas de cambio del orden del 25% en Volkswagen y del 30% en Audi con el fin de mejorar la productividad y los costes, así como una mayor dotación para agilizar las pruebas de homologación. "No lo hicimos del todo bien con el WLTP, no estábamos suficientemente preparados, pero hemos aprendido la lección", ha indicado el principal directivo de VW.

Recorte de 8.000 empleos en Alemania

El grupo prevé un aumento de los ingresos por ventas del 5% en 2019, con una rentabilidad sobre la facturación entre el 6,5% y el 7,5%, según  Frank Witter, vicepresidente financiero.

La transición de la movilidad basada en motores de combustión interna a los nuevos vehículos eléctricos tendrá efectos en el empleo en el conjunto de la industria. Diess calcula que puede afectar a largo plazo un 20% de las plantillas. De momento, Volkswagen ha anunciado una reducción de unos 8.000 empleos en Alemania en los próximos 4 o cinco años, un recorte que Diess asegura que se llevará a cabo de forma no traumática mediante jubilaciones en puestos que se amortizarán.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.