Industria

Los sindicatos piden a Pedro Sánchez que luche por Nissan

Los líderes de CCOO y UGT de Cataluña ofrecen su colaboración para intentar convencer a la compañía para mantener la planta de Barcelona

Pedro Sánchez con los líderes de CCOO y UGT de Cataluña / MARC BRUGAT / EP

Pedro Sánchez con los líderes de CCOO y UGT de Cataluña / MARC BRUGAT / EP

Toni Fuentes

07.02.2020 02:19h

3 min

La única forma de evitar el cierre de la fábrica de Nissan de Barcelona pasa por la máxima implicación de las administraciones en la búsqueda de una solución. Por eso, los líderes de CCOO y UGT de Cataluña, Javier Pacheco y Camil Ros, han pedido a Pedro Sánchez su intervención para intentar convencer a la cúpula de Nissan ​en Japón para que asigne a la planta de la Zona Franca la producción de un modelo nuevo con el que superar la delicada situación actual. 

Pacheco y Ros han introducido en la agenda de la reunión mantenida con el presidente del Gobierno en su visita a Barcelona, después del encuentro con el 'president' Quim Torra, la profunda crisis de la fábrica de Nissan, que la compañía tiene oficialmente en un proceso de evaluación para buscar posibles alternativas a su falta de rentabilidad. Los sindicalistas han trasladado a Pedro Sánchez su "preocupación" por el futuro de la factoría, de la que dependen 25.000 empleos que incluyen los 2.500 directos en la planta y los de los proveedores. 

Compromiso de Nissan

"Nos hemos ofrecido mutuamente para establecer un marco de colaboración necesario para garantizar que esos miles de empleos, que son capitales no solo por su número sino también por su calidad en Cataluña y en la automoción, tengan continuidad con el compromiso de una empresa que tendría que mantener su actividad", indicó Javier Pacheco después del encuentro con el presidente del Ejecutivo.

Camil Ros ha defendido la necesidad de que el Ejecutivo central impulse las políticas industriales necesarias para que el sector de la automoción afronte una transición justa ante la emergencia climática.

Contactos con Renault

Sánchez se ha mostrado, según los sindicatos, "bastante optimista" sobre la posibilidad de mantener la actividad en la fábrica de Nissan de Barcelona, aunque ha asegurado que conoce las dificultades por las que atraviesa la factoría por el descenso de volumen de producción hasta niveles inferiores al 20% de la capacidad máxima a partir de mayo. A través de Twitter. Pedro Sánchez fue muy escueto: "Encuentro productivo con Camil Ros y Javier Pacheco. Con ellos he abordado la situación del sector automovilístico y la necesidad de buscar grandes consensos en cuestiones como los derechos laborales, las pensiones o el Pacto de Toledo".

El presidente ha aprovechado el encuentro para explicar algunos detalles de las entrevistas mantenidas en el pasado Foro Económico de Davos con los máximos dirigentes de Renault y de Volkswagen en relación con Nissan y Seat, respectivamente. Después de esos encuentros, Sánchez aseguró que la dirección de la alianza le había dado garantías de mantenimiento del empleo en Barcelona.

Movilizaciones de la plantilla

El Gobierno central y la Generalitat han intensificado los contactos con Nissan ante el riesgo de cierre de la planta. La alternativa pasaría por hacer un traje a medida de Nissan con las máximas ayudas posibles para atraer nuevas inversiones de la multinacional. Sin embargo, la compañía sigue barajando varios escenarios que incluyen el cierre de la planta de Barcelona.

El encuentro entre Pedro Sánchez y los dirigentes sindicales se produjo dos días después de que los trabajadores de Nissan se manifestaran frente al consulado de Japón en Barcelona para reclamar un plan industrial a la multinacional que evite la muerte lenta de la factoría catalana, que va perdiendo modelos y producción.

 

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.