Industria

Renault vende su fábrica en China y se centra en los eléctricos

El grupo francés vende el 50% de la sociedad DRAC al socio Dongfeng cuatro años después de inaugurar una planta en Wuhan

Fábrica de Renault y Dongfeng en China

Fábrica de Renault y Dongfeng en China

Toni Fuentes

14.04.2020 11:59h

2 min

Tan solo cuatro años después de la inauguración de una fábrica en la ciudad de Wuhan, Renault ha anunciado que replantea su estrategia en China. La compañía francesa vende su participación del 50% en la 'joint venture' con Dongfeng, con la que llevó a cabo una inversión inicial de 870 millones de euros en la puesta en marcha de la fábrica y el desembarco en China. 

Renault anunció este martes que tira la toalla en su intento por vender coches con motor de combustión interna en China para centrarse en la venta de vehículos eléctricos y furgonetas ligeras. El grupo francés justificó su replanteamiento drástico y el repliegue industrial con el argumento de que en China quiere centrarse en los vehículos comerciales y eléctricos. La decisión tiene lugar poco antes de que Luca de Meo se haga cargo de las riendas de la empresa como nuevo CEO a partir de julio.

La apuesta de Renault en China, diseñada por el defenestrado presidente Carlos Ghosn, preveía un aumento de la inversión hasta 1.200 millones de euros en una segunda fase. El plan diseñado por Ghosn y su equipo fiaba el crecimiento de la produccion y las ventas de la nueva sociedad Dongfeng Renault Automobile Company (DRAC) a la fiebre por los SUV de los conductores chinos con el objetivo de llegar a 150.000 vehículos al año en una primera fase y hasta 300.000 más adelante. 

Ventas bajas

Pero esas cifras han quedado lejos de la realidad. En la práctica, Renault no había conseguido asentarse en el nicho de los vehículos particulares térmicos en el mercado chino, como lo ilustra que el pasado año apenas matriculó allí poco más de 19.000 unidades, lo que además significó un bajón del 58,5 % respecto a 2018.

“La cuestión no es si llegamos a China tarde o pronto. Hemos ido cuando hemos estado preparados”, aseguró Carlos Ghosn el día de la inauguración de la fábrica situada en Wuhan, el epicentro de la pandemia de coronavirus.

La compañía francesa seguirá ofreciendo un servicio posventa a los 300.000 clientes a los que ha vendido esos automóviles en China y además mantendrá su cooperación con Dongfeng en el terreno de los motores y de los componentes en DRAC. Además, tiene intención de reforzar los acuerdos con Donfeng y con su socio Nissan en la empresa común eGT creada para los vehículos eléctricos.

Nuevo modelo eléctrico

Renault lanzó en China en noviembre un nuevo modelo eléctrico 'low cost', el K-ZE, que debe servir de base para una evolución también con motorización eléctrica para un vehículo que se comercializará en Europa a partir de 2021, el Dacia Spring. Pero su volumen de automóviles eléctricos en China es poco más que testimonial, con unos pocos miles de vehículos.

Para reforzarse en ese negocio, su estrategia pasa por eGT y por estrechar los lazos con otro socio local, JMEV, en el que está pendiente de finalización conseguir una participación del 50 %. JMEV se ha propuesto una cuota de mercado del 45 % en China en 2022.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.