Mercado

Mini Cooper, un sesentón muy divertido

La edición especial 60 aniversario del clásico británico incorpora detalles únicos junto a una sensación de conducción cercana a la de un kart

Prueba del Mini Cooper 60 Aniversario en ARC Motor y Coche Global

Abel Real

11.01.2020 01:33h

8 min

En 2019 uno de los coches más míticos de la historia del automóvil ha cumplido 60 años. Este pequeño utilitario ha supuesto un icono para muchos, no en vano en 1999 fue votado como el segundo coche más influyente del siglo XX. Estoy hablando del Mini clásico que Alec Issigonis creó en 1959 y que la British Motor Corporation lanzó al mercado con la idea de ofrecer un coche de precio asequible y con un diseño atemporal.

Dos pinceladas de historia

A finales de la década de los 90, Mini estaba en manos de Rover y MG que pasaban por una severa crisis económica. BMW se hizo con ambas y al hacerlo adquirió también los derechos sobre Mini. En 2001 lanzó la primera serie de los modelos actuales, que de inmediato supuso un éxito de ventas para la marca bávara. En 2014 se presentó la actual generación, que corresponde con la tercera desde que Mini pertenece a BMW. En este caso llegó con una nueva plataforma modular creada por los alemanes y además la marca dejó de utilizar componentes de otros grupos para pasar a ser un "hermano de sangre" de los modelos de la firma germana.

El 60 aniversario del Mini  

En 2019 el primer Mini, el clásico, cumplió su 60 aniversario y para celebrar esa efeméride Mini presentó un acabado especial. Si lo queremos debemos tener en cuenta que tenemos que pedirlo o en un Mini 3 puertas o en un 5 puertas, por lo tanto debemos olvidarnos de montarlo en el Cabrio, en el Clubman y en el Countryman, que como ya sabéis son los modelos que comparten gama con los dos primeros. Por otra parte solo podremos elegir este acabado montado sobre un Cooper o un Cooper S.

Pero vamos al grano con la prueba del Mini 60 aniversario para ARC Motor y Coche Global (Car Review & Rating). ¿Qué es lo que nos ofrece esta versión? Pues voy a empezar por el interior. En primer lugar, lo que más llama la atención es la preciosa tapicería marrón, Dark Maroon para Mini, con ribetes y costuras en color verde. Los asientos son, además de bonitos, bastante firmes aunque no tienen una forma demasiado deportiva. En la zona superior nos enseñan dos detalles, uno en el mismo cuero y otro con una pequeña placa metálica y ambos con la inscripción "60 years" que nos recuerda que estamos dentro de esta versión especial. La banqueta es extensible para ajustarla perfectamente a las piernas pero la regulación no es automática. También encontramos una pequeña plaquita en el volante con la inscripción "60 years" y unas molduras específicas que cambian de color entre negro y verde en función de la incidencia de la luz sobre ellas. Y ya que hablo del volante, está fabricado con un cuero especial extremadamente agradable al tacto y con una forma algo más prominente en los laterales.

Detalles de la edición especial

En la parte exterior lo primero que me llamó la atención fue el precioso color verde al que han llamado British Racing Green VI sobre el que irán montados la mayoría de ellos aunque sobre pedido también podéis pedirlo negro, gris oscuro, plata y azul, no entraré en los nombres de los colores...eso sí, como en todo buen Mini, podéis pedir el techo en blanco o en negro, a vuestro gusto.

Encontramos también unas llantas de 17 pulgadas con toques oscuros que combinan de perlas con las franjas negras del capó. Estas franjas están delimitadas por una línea blanca y otra dorada y además también podemos encontrar en una de ellas, en la izquierda, la inscripción "60 years". La misma que encontramos en el marco de los intermitentes laterales que en este modelo van integrados en la altera delantera, en una zona muy próxima a la puerta. 

Otro detalle muy interesante lo encontramos de noche, cuando abrimos la puerta, y solo en la zona del conductor, desde la parte inferior del retrovisor se proyecta al suelo en luz blanca la recurrente inscripción "60 years". Por último, también la tenemos en las estriberas de las puertas así que como podéis ver, no os quedará duda de que estáis ante uno de ellos, ya se encarga él de recordároslo desde todas las posiciones. 

Hasta aquí lo específico que nos ofrece esta versión, pero además, de todo el arsenal de equipamiento con el que podemos cargar nuestra unidad, una buena parte ya viene de serie, como por ejemplo la iluminación LED matricial, los antiniebla en LED, la iluminación trasera con la Union Jack o el climatizador bizona. Parece mentira que os comente que el clima bizona es de serie con algo fenomenal pero si conocéis la política de equipamiento de BMW, y por lo tanto también de Mini, sabréis que no se caracterizan por cargar a tope sus modelos. Lo necesario sí, pero sin estridencias y de ahí para adelante, prepárate para rascarte el bolsillo bien profundo.

Espacio interior

Bien, este Mini hace 3,82 metros, es un coche pequeño pese a que ha crecido con respecte a la generación anterior, de hecho los más purista criticaron a la marca porque lo habían convertido en un coche "gigante" y por lo tanto perdía algo de su esencia inicial. Como os digo, antes de recogerlo y montarte en él ya sabes que es un coche pequeño, pero cuando te subes te das cuenta de que es más que eso. No es pequeño, es MUY pequeño. 

Desde la marca han querido resaltar su carácter deportivo y uno de los métodos que utilizan para ello es dotarlo de una posición de conducción muy peculiar, diría que única, cercana a la de un kart, sobretodo por una posición del volante muy vertical. Hay que acostumbrarse pero una vez lo haces tiene un toque muy divertido. Parte de conseguir esa sensación viene dada ( y enlazando en el punto en el que os comentaba que es MUY pequeño ) por el hecho de que da la sensación de que vas un poco enclaustrado en su interior. 

El primer Mini junto a la edición con motivo de los 60 años

Y la cosa no mejora en las plazas traseras, más bien al contrario ya que de serie, y no sé si lo sabíais, este Mini 3 puertas esta homologado para cuatro plazas. Los más grandes tendrán serios problemas para entrar en las plazas traseras pero más aún para acomodarse ya que el espacio para la cabeza y para las piernas es minúsculo. Una silla para un niño se puede colocar pero si los pies le quedan colgando por delante de la banqueta como le pasó al mío, al echar el asiento hacia atrás, se los aplastaréis, por lo que hay que conducir, o viajar en el caso del pasajero, más desplazado hacia delante. 

Así que este coche, y que conste que hablo del tres puertas, solo lo recomiendo para personas que viajen principalmente solas o con un solo acompañante, porque los 211 litros de maletero tampoco ayudan a más. Maletero prácticamente testimonial, pese a sus formas regulares. 

Motores

Para este 60 aniversario podemos optar por dos opciones gasolina, la Cooper con motor tricilíndrico de 136 CV y la Cooper S con un cuatro cilindros de 192 CV, así que dejamos de lado las otras dos versiones de la gama Mini, la One y la JCW.

En este caso, esta unidad era la Cooper como se puede ver a simple vista, no solo por la inscripción trasera sino también porque los S llevan un paragolpes delantero específico con unas entradas de aire sobredimensionadas y un escape trasero doble y colocado en la zona central.

Como os decía, motor con 3 cilindros en línea, 136 CV y caja de cambios manual, ya que también se puede optar por la automática de doble embrague. Lo primero, es un coche muy silencioso, y es de calle, de todos los tricilíndricos que he probado, el que más disimula ese sonido característico tan molesto y además cero vibraciones. Ni sonido feo ni traqueteo aunque lleguemos a la zona alta del cuentavueltas. 

Anda bastante bien, por ponerle un pero algo vacío en la zona baja por lo que si queremos ir ligeros nos tocará jugar un poco con el cambio, pero por lo demás, más que suficiente en cualquier situación y más teniendo en cuenta que no es un coche que se vaya a cargar en exceso. 

No es un coche especialmente ahorrador, ni aunque lo llevemos en el modo GREEN que suaviza su respuesta general. Haciendo una conducción con un poco de todo, sales de casa y te paras en un par de semáforos, un poco de carretera hasta llegar a la autopista y viceversa para volver a casa, hace un consumo de unos 7,5 litros, en la media con respecto a este tipo de motores. 

Sensaciones

Es ahí donde este coche gana puntos. Este Cooper no es excesivamente potente, pero si te gusta conducir, esa posición particular que os explicaba al volante y los esfuerzos que ha hecho Mini para acercar las sensaciones a las de un kart hacen que sea un coche divertidísimo. Si le sumas una batalla muy corta y un tacto general bastante duro, sobretodo la dirección, cualquier viaje puede ser un placer, por cualquier tipo de carretera, y aun más si contiene curvas. Es un coche muy eficaz ya en este acabado algo descafeinado por lo que no puedo evitar imaginarme el gustazo que debe ser manejar un JCW y si lleva el apellido GP mejor que mejor, pero eso sí, solo tú y tu acompañante, el resto que se vayan en bus porque no disfrutarán demasiado el viaje. 

Precio

Toda esa sofisticación, todas esas sensaciones y ese toque BMW no son precisamente baratos. Un Mini One de 3 puertas lo podemos conseguir desde 20650 € con el motor de 102 CV. Pero claro, ese no es el que sale en las revistas, ni el 60 aniversario para el que deberemos pagar unos 2000 más, y mucho menos el JCW. Así que si nos gusta un Mini con un motor decente y bien equipado podemos rondar fácilmente los 30000 €. Para aquellos dispuestos a pagar su precio, si os gustan las sensaciones que ofrece y no necesitáis espacio, puede ser una muy buena opción. 

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.