Industria

El concurso de acreedores de Bultaco abre la puerta a la fusión con Torrot Gas Gas

El fondo Black Toro, principal candidato para unir las tres marcas en un solo fabricante de motos

Gerard Poellmann, presidente de Bultaco

Gerard Poellmann, presidente de Bultaco

Redacción Coche Global

07.12.2018 00:40h

2 min

La nueva Bultaco que resucitó a lo grande en 2014 va de mal en peor. Las ventas muy por debajo de los planes y las diferencias entre los principales accionistas han llevado a la compañía a presentar el concurso de acreedores con una deuda acumulada de 11 millones de euros. La suspensión de pagos abre la puerta a la fusión de Bultaco con Torrot Gas Gas, que ya se había intentado hace un tiempo.

El malogrado sector industrial de la moto de Catalunya y España vive ahora un nuevo episodio con el concurso de acreedores de Bultaco. Las tensiones de tesorería de la marca y las deudas acumuladas han llevado a Bultaco a parar la actividad de producción de su planta ubicada en Montmeló a pesar de tener una cartera de 700 pedidos pendientes de entregar. 

La dirección de Bultaco Motors espera que las negociaciones en marcha fructifiquen en un acuerdo con "alguno de los socios potenciales", según Europa Press. El mejor situado podría ser el fondo de capital riesgo Black Toro, que ya posee el 40% del capital de Bultaco después de haber hecho hecho una inyección de varios millones en 2016 que sacó a la marca de los apuros financieros que arrastraba en ese momento.

Pasos hacia la fusión

Pero Black Toro no es un accionista meramente financiero, sino que está especializado en reflotar compañías en dificultades. También en 2016, el fondo de capital riesgo inyectó 32 millones en la compra de Gas Gas y la fusión con Torrot para formar un líder global en el mercado de motos de trial y eléctricas, el mismo terreno en el que compite Bultaco. La suma de una tercera marca al grupo fabricante permitiría mejorar la estructura de costes gracias a las sinergias.

Sin embargo, esta nueva operación de fusión en la industria de las dos ruedas tiene que superar varios obstáculos. Uno de ellos es el visto bueno de los accionistas mayoritarios, encabezados por un grupo de ingenieros de Madrid entre los que se encuentra Gerald Poellmann, presidente de Bultaco, y Juan Manuel Vinós, consejero delegado. Otro es el plácet de los acreedores, entre los que se encuentran varios bancos con una deuda de unos siete millones, e instituciones de Madrid, el Ministerio de Industria y la Generalitat de Catalunya. 

Hace un año, el consejero delegado de Bultaco indicaba, en declaraciones a Expansión, que la compañía necesitaba una inyección de capital de 50 millones de euros para su plan de crecimiento hasta 2021, cuyas negociaciones estaban muy avanzadas. En ese momento, Vinós se decantaba por buscar un inversor de "perfil institucional". En 2017, Bultaco vendió 1.251 'biciscooters' de los modelos Brinco y Albero y facturó 4,5 millones. 

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.