Industria

Volkswagen anuncia el cierre progresivo de sus fábricas europeas

El presidente del grupo destaca la "moral" y la mejora de los resultados logrados en 2019 frente a un 2020 "muy difícil"

El Seat Tarraco se produce en la fábrica de Volkswagen de Wolfsburg

El Seat Tarraco se produce en la fábrica de Volkswagen de Wolfsburg

Toni Fuentes

17.03.2020 10:04h

4 min

Herbert Diess, presidente del grupo Volkswagen, ha reconocido que 2020 se ha convertido en un año "muy difícil" por muchos motivos. El último es la epidemia de coronavirus, que el grupo afronta como "un deafío desconocido" aunque con la moral alta y un buen cojín financiero gracias a la mejora del beneficio en 2019. El grupo afronta el cierre progresivo de sus fábricas europeas en los próximos días tras el parón iniciado en Navarra y Martorell.

Este ejercicio 2020 es "un año muy difícil" porque la pandemia de coronavirus les presenta "desafíos operacionales y financieros desconocidos", ha indicado Diess en la presentación de los resultados económicos del grupo Volkswagen en 2019 mediante una videoconferencia por culpa, precisamente, del Covid-19. El nuevo formato de rueda de prensa virtual tuvo algunos problemas evidentes que provocaron interrupciones en otra muestra más de los inconvenientes generados por la situación actual.

Impacto económico del Covid-19

Con un goteo de fábricas paralizadas debido a la falta de componentes o a la alerta sanitaria, el coronavirus se ha convertido para Herbert Diess en un motivo de "preocupación sobre el impacto económico". "Superaremos la crisis uniendo nuestras fuerzas, con una estrecha colaboración y una moral buena en el consorcio", subrayó el máximo directivo de la multinacional alemana y primer fabricante mundial de vehículos. 

La prioridad de la compañía es garantizar la seguridad de los trabajadores así como asegurar los suministros de componentes en un momento en el que Diess reconoce que han tenido que para la producción en numerosas factorías. Las medidas preventivas tomadas por el grupo han reducido hasta ahora el riesgo de contagio en la plantilla. El grupo ha regitrado tres casos positivos de Covid-19 en la sede central de Wolfsburg de empleados que se contagiaron en viajes privados y que no tuvieron contacto con otros trabajadores.

Más cierres de fábricas

Pero la situación productiva y logística empeorará en los próximos días debido a las dificultades de los proveedores para mantener el suministro, según ha admitido el grupo Volkswagen. Por ello, el grupo prevé nuevos cierres de plantas en Europa después de las de Navarra y Martorell, que han sido las primeras en parar.

A pesar de la complicada situación generada por la alarma sanitaria, Volkswagen ha indicado que, por ahora, no ve necesario pedir a la Comisión Europea que flexibilice los plazos para conseguir una reducción de las emisiones medias de CO2 hasta 95 gramos a final de 2020. Una de las claves es el lanzamiento en verano del nuevo modelo eléctrico ID.3, que tendrá resueltos los problemas de 'software' en los plazos previstos, según Diess. De esta manera, el grupo se desmarca a otras compañías y patronales del sector que apuntan la necesidad de suavizar los objetivos.

Aportación de Seat

Diess calificó 2019 como "un año de éxito para el consorcio con la mejora de los resultados financieros en casi todas las marcas". La española Seat se convirtió en la marca que mejoró más sus resultados con un aumento del beneficio operativo del 74,7% hasta llegar a 445 millones. El grupo Volkswagen tuvo un beneficio neto atribuido de 13.346 millones de euros en 2019, un 12,8 % más que en 2018. 

La facturación mejoró el pasado ejercicio hasta 252.632 millones de euros (+7,1 %), y el resultado operativo se incrementó hasta 16.960 millones de euros (+21,8 %) tras la caída de los costes extraordinarios negativos por la manipulación de los motores diésel, que en 2018 habían sido más elevado.

Mejora del beneficio de VW

La marca VW, la principal del grupo, subió en 2019 la facturación hasta 88.400 millones de euros (+4,5 %) y el resultado operativo antes de extraordinarios hasta 3.800 millones de euros (+18,7 %), con un margen de rentabilidad del 4,3 % (3,8 % en 2018). La marca VW tuvo unos gastos extraordinarios de 1.900 millones de euros por los costes de la manipulación de los motores diésel, como en 2018.

Audi, que incluye las cifras de Lamborghini y Ducati, bajó la facturación hasta 55.700 millones de euros (-5,9 %) y el resultado operativo hasta 4.500 millones de euros (-4,3 %), con un margen de rentabilidad operativa del 8,1 % (7,9 % en 2018).

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.