Industria

Los fabricantes de coches preparan la vuelta al trabajo

Las fábricas reanudarán la actividad con un ritmo más bajo debido al refuerzo de las medidas de prevención contra el Covid-19

El Seat Tarraco se produce en la fábrica de Volkswagen de Wolfsburg

El Seat Tarraco se produce en la fábrica de Volkswagen de Wolfsburg

Ángel González

28.03.2020 00:55h

3 min

Los fabricantes de automóviles aumentan su preocupación a medida que se prolonga el parón de la industria. Pero han optado por peservar la salud de sus trabajadores, replegarse y prepararse para la vuelta al trabajo. La reanudación de la actividad en condiciones de seguridad y en el menor tiempo posible se ha convertido en una prioridad para las marcas de automóviles mientras dura el parón provocado por la proliferación del coronavirus.

La inactividad comporta unos elevados costes para los fabricantes, a pesar incluso de contar con subsidios para sus trabajadores y ayudas financieras que están poniendo en marcha los gobiernos europeos. El cierre de las plantas de Volkswagen tanto en Europa como en América para evitar la expansión del coronavirus supone un coste de unos 2.000 millones de euros a la semana, según ha señalado su presidente, Herbert Diess. Vokswagen podría soportar el cierre de sus fábricas "durante varias semanas" o "tal vez meses", pero no "indefinidamente", debido al coste que esto supone.

A pesar de que ha asegurado que la compañía se encuentra en una posición financiera sólida, no ha descartado "medidas estructurales" si la crisis se prolonga durante muchos meses o incluso años, en el peor de los casos.

Planes de reactivación

Mientras dura ese parón imprevisto, la multinacional alemana, que emplea a 671,000 personas en todo el mundo, busca la forma de reanudar la producción. "Necesitamos repensar la producción. La disciplina que teníamos en China aún no la tenemos en nuestras ubicaciones alemanas ”, dijo.

“Solo si nosotros, como China, Corea u otros países asiáticos, tenemos el problema bajo control, entonces tenemos la oportunidad de salir de la crisis sin pérdida de empleos. Requiere una intervención muy profunda", dijo Diess.

La reanudación de la producción cuando las condiciones lo permitan se prevé que será progresiva y a un ritmo más bajo debido a la necesidad de garantizar una distancia mayor entre operarios y a la exigencia de medidas de prevención adicionales. 

El ejemplo de China

De momento, las fábricas de VW en Alemania seguirán paralizadas hasta el 9 de abril. El miembro del consejo de administración de Volkswagen y responsable de Producción y Logística, Andreas Tostmann, ha explicado que la empresa está aplicando en Alemania la experiencia que ha acumulado en China, donde sus fábricas están volviendo a abrir y ninguno de sus empleados ha contraído el coronavirus Covid-19.

"La salud de nuestros empleados es la más alta prioridad. Vamos a asegurar que puedan volver a lugares de trabajo seguros cuando las actividades de producción y logística hayan vuelto a la normalidad", ha indicado Tostmann.

PSA también ha indicado que trabaja en un paquete de medidas de control sanitarias, en colaboración con las organizaciones sindicales, que también han realizado sus propias contribuciones al plan, con el objetivo de crear las condiciones necesarias para un acometer un regreso seguro de los trabajadores a la actividad.

Según informó el grupo automovilístico, este conjunto de medidas ha contado con la supervisión de equipos médicos y se implementará en los sectores de actividad en los que opera, como el comercial, el industrial y el terciario.

Medidas de prevención

Este protocolo exige tomar la temperatura a los empleados, llevar las mascarillas que serán entregadas diariamente, respetar la distancia de seguridad entre las personas, mantener las puertas abiertas para evitar el contacto con los pomos, limpiar y desinfectar y lavarse las manos frecuentemente, entre otras medidas.

Si bien PSA había anunciado la suspensión de sus actividades industriales hasta este viernes 27 de marzo, la compañía establecerá un calendario para una reanudación gradual y segura en el marco del diálogo social. Por ello, acordará nuevas fechas para las fábricas mecánicas europeas.

"Tengo plena confianza en la capacidad de los empleados de PSA para ayudar a salir de esta crisis sin problemas. Nuestro espíritu de lucha y nuestra fortaleza mental colectiva son algunos de todos los activos que ponemos al servicio de nuestros conciudadanos", señala su presidente, Carlos Tavares.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.