Industria

PSA prepara la vuelta al trabajo en sus fábricas

La planta de Vigo reanudará la actividad a partir del 20 de abril y a continuación la de Figueruelas, ambas con un nuevo ERTE

Dos operarios en la planta de PSA de Vigo / EUROPA PRESS

Dos operarios en la planta de PSA de Vigo / EUROPA PRESS

Pau Rodríguez

07.04.2020 12:32h

3 min

El Grupo PSA ha comenzado los preparativos para arrancar de nuevo la producción en sus fábricas en España. La factoría de PSA de Vigo tiene previsto reanudar la actividad de forma progresiva a partir del día 20 de abril, una etapa que irá acompañada de un nuevo expediente de reguación temporal de empleo (ERTE) hasta final de año.

La dirección de la fábrica del Grupo PSA en Vigo ha trasladado a los sindicatos su propuesta de un nuevo ERTE diferente al ahora vigente, vinculado al estado de alarma, que se desarrollaría en dos etapas y solo englobaría al personal a tiempo completo.

La primera etapa de este nuevo ERTE por causas organizativas y productivas se desarrollaría desde el arranque de la actividad, previsto para el 20 de abril, hasta agosto, y la segunda, desde ese mes hasta final de año, informaron a Efe fuentes sindicales y de la dirección.

Un turno por línea

En total se solicitarán 90 días de ERTE, 55 para la primera fase, definida por la dirección como de "recuperación progresiva" de la actividad, y otros 35 para la segunda ante la previsión de una caída de la demanda de en torno al 30%, en la media de los pronósticos más optimistas y los más pesimistas, puntualizan fuentes de la empresa. Este nuevo ERTE solo entraría en vigor si el vinculado a causas de fuerza mayor (por la pandemia del coronavirus) dejara de aplicarse.

Según el planteamiento de la dirección, la primera etapa de este segundo ERTE se justifica en los ajustes que serán necesarios para el arranque paulatino de la actividad, con un turno por línea durante las dos primeras semanas, dos en las dos siguientes, y la incorporación posterior del turno de noche. El cuarto equipo iniciaría su actividad en julio si se confirma la fecha de arranque actual. La segunda etapa del nuevo ERTE la argumenta la dirección en la productividad, en función de la situación de recuperación del mercado.

Los sindicatos demandan que este segundo ERTE también abarque a los trabajadores eventuales y a tiempo parcial. De momento no se ha puesto sobre la mesa el nivel de compensación al que se comprometerá la empresa. En el ERTE en vigor por causa de fuerza mayor ese nivel es del 80 % del salario bruto. Las partes se volverán a reunir el miércoles con la idea de llegar a un acuerdo el viernes. 

Figueruelas pide otro ERTE

En el caso de la factoría de PSA de Figueruelas (Zaragoza), la dirección ha planteado que, después del estado de alarma decretado para evitar la propagación del coronavirus Covid-19, se aplique en la factoría un ERTE por circunstancias de la producción hasta el 31 de julio. Debido a la crisis del coronavirus, la planta ahora se encuentra aplicando un ERTE por fuerza mayor, que finalizará cuando acabe el estado de alarma, en un principio el 26 de abril. No obstante, no se espera que en ese momento la factoría pueda reanudar la producción tal y como la dejó antes de la crisis sanitaria, ya que depende de piezas que llegan de otros países.

Por ello, la dirección de la empresa ha planteado a los trabajadores que, tras el estado de alarma, se aplique en ERTE por circunstancias de la producción que se prolongue hasta el 31 de julio, cuando se espera que, por fin, la planta vea normalizada su situación. De esta forma, la vuelta de los empleados a la factoría sería "gradual", con turnos y líneas que pararían "más o menos". En principio, la afección sería de un máximo de 70 días por trabajador, según han detallado fuentes del comité de empresa a Europa Press, al tiempo que han opinado que la empresa con esta medida "quiere cubrirse las espaldas y proteger al trabajador".

En este contexto, los sindicatos han reclamado que este nuevo ERTE cumpla las mismas condiciones que el anterior. Además, el comité de empresa ha recordado que lo primero es la salud de los empleados, y que será el inspector de trabajo el que determine si la planta cumple con las condiciones sanitarias oportunas para volver a la producción.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.