Industria

Incertidumbre de los trabajadores de Nissan y Renault en España

Los sindicatos españoles reclaman al grupo que aclare la situación tras la detención de Carlos Ghosn

Trabajador de la fábrica de Renault de Palencia

Trabajador de la fábrica de Renault de Palencia

Toni Fuentes

20.11.2018 12:26h

3 min

La detención de Carlos Ghosn por presunto fraude fiscal y utilización indebida de recursos de Nissan ha sembrado la incertidumbre en toda la alianza Renault Nissan Mitsubishi, el primer grupo mundial de automoción. La onda expansiva del impacto del arresto en Tokio ha llegado a 11.000 kilómetros de distancia y ha dejado a los 20.000 trabajadores del grupo en España con muchas preguntas sin responder.

Los sindicatos de las ocho fábricas de Renault y Nissan en España han reclamado a la dirección del grupo que informe sobre el proceso judicial contra el hasta ahora presidente de Nissan y de la alianza Renault Nissan Mitsubishi y sobre los posibles efectos en el negocio de las marcas y factorías implicadas. Pocas horas después de la publicación de las primeras noticias sobre la detención de Carlos Ghosn y del anuncio de su destitución en Nissan, los comités de empresa de las plantas españolas han mostrado su inquietud por una noticia de esa relevancia.

"Exigimos que nos comuniquen localmente en qué afecta esta noticia", aseguraba la sección sindical de CCOO en la fábrica de Nissan de Barcelona, que atraviesa una difícil situación por el descenso de la producción. Desde CCOO en las fábricas de Renault en España también se pedía explicaciones a la dirección de la compañía, a la que el sindicato ha transmitido su preocupación.

La dirección de Nissan Motor Ibérica asegura que convocó a los sindicatos de lasplantas españolas poco después de que la compañía anunciara desde Tokio la detención para trasladar la información que había en ese momento. Además, se comprometió a seguir informando a los comités a medida que surjan nuevas informaciones.

Los delegados del sindicato CGT en Renault se preguntaban a través de Twitter: "¿Y ahora qué?", en referencia a cómo quedará la situación del grupo y los trabajadores después de la detención de su primer ejecutivo desde 1999. Al mismo tiempo, la central sindical lamentaba la respuesta de la bolsa: "Las acciones de una empresa no se desploman o suben por lo bien que se hagan sus productos, o por lo baratos o caros que sean, o por el número que se fabriquen, no, las acciones de una empresa se mueven en base a lo que haga su cabeza visible, que parece ser que en este caso como en otros muchos, se ha pasado de listo". 

Preocupación en Francia

Renault cuenta con unos 15.000 empleados en las fábricas de Valladolid, Palencia y Sevilla, mientras que Nissan suma unos 5.000 en Barcelona, Montcada i Reixac, Sant Andreu de la Barca, Ávila y Corrales de Buelna.

La preocupación de los sindicatos españoles es similar a la que han expresado sus colegas de Francia, el país con más presencia industrial de Renault. El sindicato CFDT en la factoría de Flins ha reclamado al grupo automovilístico que "salga del silencio y tranquilice a sus empleados".

Una de las últimas apariciones en público de Carlos Ghosn antes de su detención tuvo lugar en una visita a la fábrica de Renault en la localidad francesa de Mauberge. En esa visita, Carlos Ghosn anunció la fabricación de dos modelos nuevos y el aumento de la plantilla y tuvo que asistir a un momento incómodo por la bronca de un sindicalista al presidente de Francia, Emmanuel Macron

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.