Industria El periodista Sergio Piccione, en acción en el Salón del Automóvil de Pekín Sergio Piccione

Hari Nada, directivo de Nissan, y Carlos Ghosn, expresidente

Hari Nada, directivo de Nissan, y Carlos Ghosn, expresidente

Hari Nada, el cerebro de la caída de Carlos Ghosn

Declara ante el tribunal el exsecretario del presidente de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi cuando fue detenido en Japón

Sergio Piccione

16.01.2021 00:00h

4 min

Seguramente, la declaración de Hari Nada no tendrá mayor trascendencia y es muy probable que Greg Kelly pueda volver a Estados Unidos, su país, libre de cargos. Pero dos años después del sorprendente arresto de Carlos Ghosn, el presidente de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, por supuestos delitos financieros, había mucho interés en escuchar la comparecencia de quien organizó su caída.

Hari Nada compareció en el Tribunal de Distrito de Tokio, el jueves día 14 de enero, para declarar en el juicio de Greg Kelly, secretario general de Nissan que fue arrestado el mismo día que Ghosn, el 19 de noviembre de 2018. Nada, que desde 2014 trabajó en la secretaría de Carlos Ghosn como jefe de personal alcanzando la categoría de vicepresidente senior, está considerado como el impulsor de una campaña destinada a destituir al presidente, asegurando que estaba firmemente decidido a fusionar Nissan con Renault, lo que tenía una fuerte oposición entres los altos directivos japoneses de la marca. Logró moverse con la habilidad suficiente para que Ghosn y Kelly pudieran ser detenidos inopinadamente al aterrizar en el aeropuerto de Haneda, situado entre Tokio y Yokohama (donde está la sede de Nissan) en un vuelo privado. La caza podía haber sido más provechosa, pero otros altos ejecutivos no japoneses de Nissan pudieron ser avisados a tiempo y evitaron volar a Japón.

¿Quién es Hari Nada?

Malayo de nacimiento de familia india, su auténtico nombre es Hemant Kumar Nadanasabapathy. Tiene 56 años. Es abogado licenciado en el Reino Unido (Universidad de Londres) y completó sus estudios en diversas universidades indias. Ha ejercido su actividad en Europa, Estados Unidos y Japón. Su comparecencia estaba pactada con la fiscalía, que le había asegurado su inmunidad para que declarara contra Ghosn y Kelly.

Nada, que se empeñó en declarar de pie, obligando a acondicionar el atril y el micrófono a su altura, explicó que a consecuencia de la nueva ley que había entrado en vigor en Japón sobre transparencia a en las remuneraciones y ‘bonus’ (si superaban los 1.000 millones de yenes debían ser declarados), Carlos Ghosn se redujo sus ingresos por esta vía. Kelly buscó entonces una manera para compensar a su jefe y Nada, experto abogado en estos temas, se ofreció a aconsejarle.  

Confesó: "Siempre actué de la manera más proactiva y creativa posible dentro de las instrucciones del señor Kelly" y como consecuencia buscó la forma de lograr un aumento en la asignación de pensión de Ghosn y otras formas de compensar la reducción de sus ingresos como el periodo de no competencia y las tarifas de consulta. Señaló que por esa época Carlos Ghosn temía que en Renault se enteraran de sus ingresos en Nissan y lo despidieran.

Como la serpiente Ka

También habló sobre las empresas que se establecieron en los Países Bajos (Zi-A Capital BV) y Dubai para realizar supuestas inversiones en actividades industriales no esenciales. El destino de las mismas, según Nada, fue la compra de inmuebles en Rio de Janeiro y Beirut.

Quienes le conocen lo definen como un ‘smooth operator’, es decir una persona que de una forma suave pero constante, acaba convenciendo a sus interlocutores (la serpiente Ka de la película 'El libro de la selva'). Y logró convencer a Hiroto Saikawa, a quien Ghosn había propuesto como máximo ejecutivo (CEO) a mediados de 2017, a organizar una rueda de prensa simultáneamente a la detención del hasta entonces máximo mandatario de la Alianza y asumir el mando de Nisssan. Saikawa tuvo que dimitir en 2019 por haber cobrado ‘bonus’ por encima de lo que debía. Tuvo que devolverlos.

Parte del morbo de la intervención de Nada residía en que va a ser la única posibilidad de verlo responder a las preguntas del Tribunal porque Carlos Ghosn logró escapar a Libano, en donde sigue viviendo. La acusación contra él se basaba en haber declarado una compensación de jubilación (que no ha llegado a cobrar) 80 millones de dólares inferior a la real.

Alianza Renault-Nisan de fondo

Cuando más arriba se opinaba sobre la posible exoneración de Greg Kelly – que ha negado todas las acusaciones- se debe a que sus abogados han cuestionado la capacidad del Tribunal para obtener un juicio justo sin el testimonio de Carlos Ghosn. Todo esto, criticando al mismo tiempo la lentitud de los procedimientos judiciales en Japón, país que ya ha sido amonestado por la Comisión de Derechos Humanos de la ONU por el tratamiento recibido por el presidente de la Alianza Renault-Nissan.

Nissan, que va a ser juzgada por haber escondido durante ocho años los supuestos delitos de los que ahora acusa a Ghosn, niega que su decisión de ir contra su presidente nada tiene que ver con la Alianza Renault-Nissan aunque la realidad es que la relación en el interior de la misma dista mucho de ser fluida. Hay que recordar que Renault posee un 43,4% de Nissan y ésta, el 15% de la francesa. Y un último detalle, Hari Nada sigue en Nissan como asesor. Cada uno que piense lo que quiera. 

 

Hoy destacamos