Tendencias

Uber vuelve a Barcelona para competir con Free Now en el taxi

La compañía ofrece ayudas y promociones por utilizar su app a los taxistas, que amenazan con movilizaciones

Numerosos taxis parados en Barcelona durante una huelga de taxistas / EUROPA PRESS

Numerosos taxis parados en Barcelona durante una huelga de taxistas / EUROPA PRESS

Pau Rodríguez

10.03.2021 17:49h

2 min

A la tercera va la vencida. Eso espera Uber con su nuevo intento de operar en el mercado de la movilidad de Barcelona, aunque esta vez ha cambiado radicalmente su planteamiento. Se ha olvidado de los coches de alquiler con conductor (VTC) y quiere entrar en el mercado de las aplicaciones de intermediación para taxistas, con lo que se convertirá en un competidor de la app Free Now (antigua My Taxi).

Uber ​ha anunciado que pretende desembarcar de nuevo en Barcelona el día 16 de marzo con 350 taxistas utilizando su aplicación para buscar clientes. Sin embargo, eso dependerá de la resolución de algunas pegas que ha puesto el Institut Metropolità del Taxi (Imet) de Barcelona en relación con las tarifas que aplicará Uber a través de sus taxistas adheridos.

La compañía norteamericana pretende que sus taxistas de Barcelona cobren a sus clientes captados a través de la app de Uber aplicando las tarifas del taxímetro, aunque el Imet ha exigido que permita la posibilidad de aplicar los precios cerrados que se introdujeron en el sector recientemente. Asimismo, advierte de que Uber debe cumplir con el decreto de la Generalitat de 2016 que supuso su expulsión de Barcelona al endurecer las condiciones de servicio de los coches de VTC. 

Oferta a los taxistas

Uber ha ofrecido a los taxistas que quiere robar o compatibilizar con Free Now (una empresa controlada por Daimler y BMW) condiciones especiales para cambiar su coche por un vehículo eléctrico, ofertas en los primeros meses de servicio y una inversión de más de 1,5 millones durante 2021 en campañas para estimular la demanda si se unen más de 1.000 profesionales de Barcelona.

Según Juan Galiardo, director de Uber en España, en verano de 2019 hubo más de un millón de personas que abrieron la aplicación en Barcelona al creer que todavía ofrecía su servicio, por lo que ahora esperan recuperar a esa clientela y crecer en otras ciudades como Madrid o Málaga. 

El modelo de Uber para Barcelona es el mismo que ya aplica en Madrid. La compañía, que nació como una alternativa al taxi mediante conductores particulares que ofrecían su coche, ha ido modificando su modelo de negocio, hasta refugiarse en el reparto de comida a domicilio, a medida que las protestas y las regulaciones iban frenando su actividad.

Amenaza de movilizaciones

El último varapalo lo ha recibido en el Reino Unido,  donde el Tribunal Supremo ha reconocido la condición de empleados de Uber a sus conductores, lo que les garantiza el derecho a cobrar al menos el salario mínimo nacional, así como a vacaciones anuales pagadas y otras prestaciones.

Ante el anuncio del regreso de Uber a Barcelona, el portavoz de la asociación Élite Taxi, Tito Álvarez, ha explicado que convocarán "movilizaciones fuertes porque Uber no cumple las normas y no tiene la transparencia exigida por el Imet". Álvarez también ha puesto en duda de que haya taxistas dispuestos a trabajar para ellos en el área metropolitana.

Hoy destacamos