Tendencias

Así funciona el bus eléctrico que se carga desde el suelo

Endesa, Alstom y Mansel prueban un sistema carga eléctrica de autobuses instalado en el asfalto y con el vehículo detenido

Bus con sistema de carga a través del suelo en Málaga

Bus con sistema de carga a través del suelo en Málaga

Pilar Aragón

25.09.2019 10:38h

3 min

El despliegue de autobuses eléctricos en el transporte público en las grandes ciudades es un reto con varios problemas por resolver. Uno de ellos es disponer de un sistema de carga de las baterías ágil y que permita a los vehículos eléctricos tener suficiente autonomía para estar en servicio durante horas. Ese problema tiene ya una propuesta de solución en forma del proyecto PALOMA en Málaga, en el que participan las empresas Alstom, Endesa y Mansel. Se trata de un sistema de carga rápida ubicado en el suelo.

El sistema presentado esta semana se someterá a pruebas de servicio real en Málaga con la colaboración del Ayuntamiento y la Universidad. El proyecto, denominado Prototype for Alternative Operation of Mobility Assets (PALOMA), incluye la adaptación de un autobús 100% eléctrico y la instalación de un sistema de carga rápida de forma soterrada en suelo urbano de 200 kilovatios de potencia en la parada final de la línea.

¿Cómo funciona la carga?

El nuevo sistema se activa cuando un bus se detiene sobre el punto de carga, que emite una señal de radio cofidicada que permite al vehículo situarse en la posición adecuada. En ese momento, un patín de carga desciende desde el suelo del bus para entrar en contacto con las placas de carga ubicadas en el asfalto. Cuando ha finalizado la recarga, el patín se esconde en el bus y la placa del suelo se desactiva.

Además, se ha instalado la infraestructura eléctrica necesaria para que la carga sea inteligente y tenga el menor impacto en la red eléctrica, a través de un centro de transformación automatizado y equipado con tecnologías de monitorización avanzadas en media y baja tensión. El proyecto se ha equipado para dar servicio a la línea L de autobuses urbanos, que da servicio a la Universidad de Málaga y recorre los distintos centros del campus de Teatinos.

Durante los próximos dos meses, la Empresa Malagueña de Transporte (EMT) realizará pruebas reales en la línea L, dentro del entorno del Campus de Teatinos de la Universidad de Málaga, para lo que se alternarán dos autobuses eléctricos equipados con los dispositivos necesarios para la recarga en tiempo real durante su operación en la vía pública, si bien será el autobús del proyecto PALOMA el que permanecerá la mayor parte del tiempo en servicio.

Más autonomía

La tecnología, desarrollada por Alstom a partir de los sistemas de alimentación por suelo para tranvías sin catenaria, permite cargar rápidamente el autobús en las paradas, aumentando la autonomía del autobús frente a los que sólo son cargados en las cocheras. Además, puede ser instalada e integrada en cualquier modelo de autobús sin modificar la altura mínima al suelo, y consigue reducir el volumen y peso de las baterías

Esta tecnología podría instalarse también en las cocheras de los operadores como alternativa a los sistemas de carga actuales. El sistema de recarga estará integrado en la red eléctrica de distribución de Endesa por medio de uno de sus centros de transformación.

El proyecto cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Málaga, el Ministerio de Economía y Competitividad y la Universidad de Málaga, y ha sido cofinanciado con fondos FEDER (Fondo Europeo de Desarrollo Regional) a través del programa Innterconecta del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI). 

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.