Industria

Los proveedores del automóvil cargan contra el parón total

Sernauto exige una rectificación para permitir las exportaciones y el Clúster de Cataluña tacha el decreto de "desbarajuste"

Fábrica de componentes para automoción de Gestamp

Fábrica de componentes para automoción de Gestamp

Toni Fuentes

30.03.2020 19:02h

3 min

El parón casi total decretado por el Gobierno el pasado fin de semana ha sentado como un jarro de agua fría en los proveedores de componentes del sector del automóvil. Las fábricas que todavía mantenían actividad productiva para abastecer algunos mercados han visto, de la noche a la mañana, cómo tienen que bajar la persiana y detener el envío de piezas a clientes que todavía necesitaban el suministro. La Asociación de Proveedores (Sernauto) reclama una rectificación en el real decreto-ley mientras que el Clúster de Cataluña alerta de los efectos negativos del parón.

Sernauto ha indicado que está trabajando con la patronal CEOE y otras asociaciones para que se permita trabajar en las actividades productivas y de expedición de mercancías para poder atender a los pedidos de mercados que todavía están activos. La asociación lamenta que el real decreto-ley se ha aprobado sin diálogo con los empresarios e ignorando el impacto que tiene sobre las exportaciones. 

Golpe a las exportaciones

Sernauto ha indicado que, a la hora de aprobar una medida de estas características, se debe tener en cuenta la casuística de muchas empresas que, con medidas excepcionales de protección de los trabajadores, deben seguir trabajando para sacar adelante los pedidos de clientes en el extranjero. La asociación ha recordado que los proveedores de automoción son en un altísimo porcentaje exportadores de sus productos, y ha advertido que las consecuencias de pérdida de competitividad, a corto y medio plazo, "van a ser enormes", con el "coste añadido que supondrá recuperar la posición alcanzada" por un sector que emplea a más de 230.000 personas de forma directa.

También ha dicho que existe un "desconcierto total" en las empresas sobre qué actividades se consideran esenciales y cuáles no, y cómo han de proceder. Sernauto ha afirmado que la sensación es de una "improvisación absoluta" y ha agregado que el no haber dado a las empresas el tiempo necesario para organizarse viene a agravar la complicada situación que ya viven muchas de ellas, especialmente las pequeñas y mediana empresas (pymes).

El Clúster de la Industria de Automoción de Cataluña (CIAC) también ha cargado contra los cambios aplicados por el Gobierno, que han calificado de "desbarajuste". "La indefensión a la que somete las empresas y los trabajadores con la puesta en marcha del nuevo Real Decreto-Ley nos hace augurar un futuro muy negro para el sector de la automoción", ha advertido la entidad empresarial en un comunicado.

Costes del parón

La orden de paralizar todas las actividades no esenciales se suma a al preocuación que había generado entre los proveedores el rechazo a la aceptación de los ERTE por causa de fuerza mayor por la "falta de criterios y la aplicabilidad divergente en función del gobierno autonómico", según el CIAC, que ha destacado que el permiso retribuido recuperable supone "cargar sobre las empresas la responsabilidad que la economía no se hunda y las deja a su suerte en un panorama donde es imposible generar ningún tipo de riqueza".

"El sector de la automoción ya hace muchos esfuerzos para que el tejido y la red creada con tanto esfuerzo no caiga, pero es indispensable que el gobierno español facilite el camino de alguna manera", advierte la entidad que reúne a Seat, Nissan y proveedores como Ficosa, Gestamp y Doga.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.