Industria

La producción de Nissan Barcelona cayó un 10% en 2018

La planta de la Zona Franca acabó el año con 82.500 vehículos fabricados

Fábrica de Nissan de Barcelona

Fábrica de Nissan de Barcelona

Toni Fuentes

29.01.2019 10:31h

2 min

La fábrica de Nissan de Barcelona acabó el año 2018 con un recorte de la producción del 10%. La supresión de algunos modelos que no cumplían los objetivos de rentabilidad de la compañía y unas ventas por debajo de lo previsto pasaron factura a la planta, que fabricó 82.500 vehículos, lo que supone unos 10.000 menos que en 2017.

Un año antes, la producción de la planta de Nissan de la Zona Franca de Barcelona ensambló unas 92.000 unidades, una cifra que ya era baja y que en 2018 cayó un 10% más, según han confirmado fuentes de la compañía. El descenso de producción se ha acentuado en los últimos meses y provocará que la cifra de vehículos fabricados baje todavía más en el año fiscal de la firma japonesa, que va de abril a marzo. 

Las previsiones de Nissan apuntan a que el año fiscal 2018-2019 acabará con un volumen de 78.170 unidades, una cifra que supone un grado de utilización de la capacidad de producción, que es de alrededor de 200.000 vehículos, del 38%. 

Pendientes de un plan industrial

De las 82.500 unidades fabricadas en el año natural de 2018, unas 15.000 unidades correspondieron a la furgoneta diésel NV200, que la marca ha anunciado que dejará de producir a partir del verano de 2019. Otras 6.000 unidades fueron de la furgoneta e-NV200, lo que supone un aumento del 50%. El resto de la producción incluyen la pick up Navara y las versiones para Mercedes y Renault y los modelos Pulsar y Evalia diésel, que se dejaron de fabricar en el verano pasado. 

La empresa está trabajando en la elaboración de un plan industrial para clarificar el futuro de la fábrica de Nissan de Barcelona que anunciará en los próximos meses. El encargado de pilotar ese plan es José Vicente de los Mozos, vicepresidente de producción de la alianza Renault Nissan Mitsubishi y ex director de Nissan Motor Ibérica. 

Los sindicatos han iniciado una ronda de entrevistas con representantes de la Generalitat y otras instituciones y partidos políticos para explicar su preocupación ante el nivel de actividad de la planta y pedir apoyos en forma de subvenciones para atraer nuevas inversiones de la compañía.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.