Industria

El parón de Seat pone en jaque el 'just in time'

El incendio en Faurecia ha provocado un efecto dominó en toda la cadena de proveedores de la planta de Martorell

Seat afronta el mayor parón de los últimos años por el incendio en Faurecia

Toni Fuentes

25.11.2019 00:42h

4 min

Las entradas a la fábrica de Seat de Martorell presentan, desde el miércoles pasado, una calma inusual. Solo algunos camiones contados con los dedos de una mano entran en una de las mayores fábricas de automóviles de Europa. El parón en la producción provocado por un incendio en la planta del proveedor Faurecia ha desencadenado un efecto dominó en toda la cadena de fabricantes de componentes que muestra las debilidades del sistema 'just in time' que impera en la industria de automoción y que en Seat mueve 16 millones de piezas cada día.

En el muelle de carga de los trenes que van hacia el puerto de Barcelona tampoco se aprecia movimiento. En los polígonos industriales que rodean la factoría de Seat apenas se ve el tráfico habitual de camiones que transportan las piezas destinadas a los 2.400 coches que salen cada día de la cadena de montaje de la marca automovilística. 

Algunos conductores con sus tráilers estacionados en un polígono matan el rato mientras esperan un desenlace de la mayor crisis de producción de Seat de los últimos años. El efecto en cadena desatado por el fuego que devoró la nave de producción de salpicaderos de Faurecia tardó muy poco en propagarse en un sistema de producción donde todo está milimetrado y hay muy poco margen de reacción. 

Cadena de proveedores de Seat

Los salpicaderos que produce Faurecia reciben el acabado final en Peguform, otro proveedor situado en el mismo parque de empresas satélites de Seat. Las cadenas de montaje de los modelos Ibiza, Arona, León y Audi A1 empezaron a notar la escasez de salpicaderos unas 12 horas después del incendio en Faurecia en lo que se puede considerar como un pequeño milagro del 'just in time' industrial.

Esas horas de producción en Seat a pesar de que un proveedor estratégico se encontraba parado fueron posibles gracias a una suma de estocs, aunque reducidos, en Faurecia, Peguform y Seat. Después del turno de noche en el que solo hay actividad en la línea el Ibiza y el Arona y del turno de mañana, la producción quedó del todo paralizada en el turno de tarde que empezaba las 14.00 horas del miércoles. 

Desde entonces, la planta de Seat habrá dejado de ensamblar cerca de 10.000 coches, según las estimaciones de Matías Carnero, presidente del comtié de empresa. Eso hará que la producción prevista para 2019 de 505.000 vehículos se vea reducida de forma imprevista. 

¿Cómo funciona el 'just in time'?

"Es una situación grave pero se están poniendo todos medios posibles tanto en Faurecia como en Seat para intentar que las piezas lleguen lo antes posible, pero no sabemos con exactitud cuándo podremos volver a trabajar con las tres líneas", afirma el dirigente sindical.

"El 'just in time' tiene consecuencias positivas y negativas. Lo tienes todo en el entorno cercano a la fábrica pero solo hay una hora de margen entre el momento en el que el material sale y es colocado en la línea", explica Carnero.

"En el momento en el que un proveedor pincha, o se repone ese material antes de una hora o después ya empiezan a faltar materiales. Es cierto que tenemos un pequeño estocaje pero que puede dar para una hora o dos. En una situación como la de Faurecia no nos daba mucho margen", agrega Matías Carnero.

Empleos afectados por el parón

El parón en Seat y en toda la cadena de proveedores, que tiene que parara para no tener un estoc excesivo, ha puesto en alerta a los sindicatos por los miles de empleo afectados. Solo en la planta de Seat de Martorell hay casi 7.000 operarios que se han quedado en sus casas con permiso de la empresa como jornadas de paro técnico. A esos se suman todos los trabajadores de Faurecia, Peguform y todos los proveedores de Seat.

CCOO indicó que todos los comités de empresa de las plantas afectadas se han coordinado para que "esta situación d excepcionalidad no afecte a los puestos de trabajo en Faurecia ni en el resto de empresas del sector que se han visto afectadas por este lamentable accidente".

De hecho, los empleados de Faurecia han estado haciendo horas extras en las labores de desescombro y limpieza de las instalaciones para albergar la nueva maquinaria enviada por la multinacional francesa para reanudar el suministro a Seat. La previsión es que la línea del Ibiza y Arona pueda volver a ponerse en marcha el lunes por la tarde, con lo que se comenzaría a ver la luz al final del túnel de esta crisis industrial.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.