Industria

Nissan gana un 57% menos el año de la caída de Carlos Ghosn

La marca tuvo que hacer frente a gastos extraordinarios para solventar problemas de calidad

Vídeo grabado por Carlos Ghosn antes de su segunda detención

Vídeo grabado por Carlos Ghosn antes de su segunda detención

Redacción Coche Global

14.05.2019 14:41h

2 min

Nissan se acordará durante bastante tiempo del año pasado. No solo porque sufrió la convulsión de la detención y encarcelamiento de su presidente en noviembre, Carlos Ghosn, sino por el desplome de su beneficio. El fabricante de automóviles registró un beneficio neto atribuido de 319.100 millones de yenes (2.594 millones de euros al cambio actual) en el año fiscal 2018-2019 (de abril de 2018 a marzo de 2019), lo que representa una disminución del 57,3% en comparación con el dato del año previo.

La compañía cerró de esta forma su ejercicio fiscal, que estuvo marcado por un entorno convulso, vinculado con la detención, el pasado mes de noviembre, del expresidente de la firma Carlos Ghosn, por supuestos delitos fiscales. Ghosn, que posteriormente fue detenido de nuevo y vuelto a poner en libertad, está acusado de publicar durante diez años remuneraciones menores a las que realmente percibió, con una diferencia de unos 82 millones de dólares (72,5 millones de euros), así como de utilizar activos de la empresa en beneficio propio o de cargar pérdidas de empresas personales a cuenta de Nissan.

La compañía asiática explicó que sus resultados anuales estuvieron marcados por el complicado entorno de negocio y también por los gastos extraordinarios derivados de campañas de mejora de la calidad de las ventas en Estados Unidos. Otro factor que repercutió en los resultados anuales de Nissan fue la implementación de una campaña de extensión de garantía que afecta a varios vehículos.

Los ingresos bajan un 3,2%

La multinacional automovilística japonesa cerró el ejercicio fiscal pasado con unos ingresos de 11,57 billones de yenes (94.099 millones de euros), lo que supone una disminución del 3,2% respecto al año precedente. El beneficio operativo de la firma automovilística bajó un 44,6% en el conjunto del año fiscal, hasta 318.200 millones de yenes (2.586 millones de euros), mientras que su volumen mundial de matriculaciones cayó un 4,4%, hasta 5,51 millones de unidades.

De cara al ejercicio fiscal que finaliza en marzo del año que viene, Nissan contempla experimentar un "pequeño incremento" de sus matriculaciones mundiales, hasta 5,54 millones de unidades, un 0,5% de crecimiento. El beneficio neto atribuido con el que prevé cerrar el ejercicio fiscal actual será de 170.000 millones de yenes (1.382 millones de euros), un 46,7% menos que el año pasado y un 77% menos que hace dos años. La facturación bajará un 2,3% anual, hasta 11,3 billones de yenes (91.869 millones de euros).

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.