Industria

Comienzan los despidos en la planta de Bosch de Lliçà

Una decena de empleados dejan la fábrica mientras el proveedor prepara la recolocación de los 336 afectados por el cierre en junio de 2022

Protesta contra el cierre de la fábrica de Bosch de Lliçà d'Amunt / CCOO

Protesta contra el cierre de la fábrica de Bosch de Lliçà d'Amunt / CCOO

Toni Fuentes

03.06.2021 14:34h

2 min

Bosch ha puesto en marcha ya los primeros despidos en la fábrica de Lliçà d'Amunt mediante el acuerdo de prejubilaciones y bajas incentivadas. Una decena de trabajadores han dejado ya la plantilla, antes de lo previsto, en el inicio de un plan para cerrar la planta en junio de 2022.

Los 336 trabajadores afectados por el cierre de la factoria de Robert Bosch en Lliçà d'Amunt irán abandonando sus puestos en una primera fase como bajas voluntarias con un plus de 10.000 euros que se suma a la indemnización acordada de 50 días de sueldo por año trabajado sin tope de mensualidades más 1.600 euros por cada ejercicio de antigüedad.  

Para los empleados de 50 a 54 años, la empresa pagará el convenio especial de las cotizaciones a la Seguridad Social hasta los 63 años en que se podrán retirar jubilar. Para los que tienen a partir de 55 años se les garantiza el cobro de una renta del 71% del sueldo bruto con una subida anual del 1% y el convenio especial de la Seguridad Social. 

Reducción de plantilla en Lliçà

Según ha explicado la compañía en una rueda de prensa para dar a conocer sus resultados en España, en los próximos meses habrá varias "ventanas de salida" disponibles para que puedan ir abandonando la compañía más trabajadores. Según los cálculos de la multinacional alemana, en agosto habrá otra oportunidad de salida, a la que se acogerán unos 40 empleados, mientras que de cara a finales de año habrá otra posibilidad para más personas.

El proveedor del automóvil ha asegurado que tienen "todo un año por delante" para recolocar al "mayor número de personas posible", para lo que Bosch está trabajando con una empresa especializada y con la Generalitat para expedir certificados de reconocimiento profesional de los empleados que quieran buscar otro trabajo.

La producción de frenos de tambor de Lliçà se irá tranfiriendo a la planta de Bosch en Polonia que ha ganado la partida al captar nuevas inversiones para la nueva generación de sistemas de frenado de la que carecía la fatoría catalana. El cierre de Bosch en Lliçà se suma al de la planta de Castellet, con lo que la multinacional alemana completa su repliegue industrial en Cataluña. 

Resultado de 2020

Bosch obtuvo unos ingresos de más de 2.200 millones de euros en el mercado español en 2020, lo que supone un descenso del 9,5% en comparación con 2019. En el área de Mobility Solutions, los ingresos fueron "mejores que el mercado en España" ya que mientras que la producción de vehículos se contrajo sobre un 20% en 2020, las ventas de Bosch solo bajaron la mitad de esta cifra", según ha explicado Javier González Pareja, presidente de Bosch para España y Portugal.

Hoy destacamos