Tendencias

El peaje para entrar en Barcelona recaudaría 370 millones

Una plataforma de entidades ecologistas y vecinales propone cobrar cuatro euros por día por circular en la Zona de Bajas Emisiones

Tráfico en Barcelona, en imagen de archivo / EP

Tráfico en Barcelona, en imagen de archivo / EP

Toni Fuentes

17.05.2022 19:04h

3 min

El pago de un peaje por entrar en las grandes ciudades españolas está sobre la mesa desde hace años, incluso en los programas electorales. La medida cuenta ya con una plataforma de defensa del peaje de entrada a Barcelona, que varias entidades ecologistas y vecinales proponen que sea de cuatro euros para disuadir del uso del coche en la Zona de Bajas Emisiones. La nueva tasa permitiría recaudar 370 millones a las arcas municipales, según los impulsores de la medida.

La plataforma Barcelona'22 pretende dar un cambio profundo a la capital ctaalana inspirándose en el logo y en el calado de los Juegos Olímpico de Barcelona'92. Los aros olímpico se combinan ahora formando una típica baldosa del Eixample barcelonés, que las entidades de la plataforma quiere "pacificar" mediante el cobro de cuatro euros por circular a los vehículos con etiqueta de la DGT que puedan acceder a la Zona de Bajas Emisiones, que está pendiente de un recurso después del fallo judicial en contra por varios defectos de forma y de fondo

La propuesta de la nueva agrupación de entidades plantea el cobro del peaje de cuatro euros por cada día de circulación en el interior del perímetro delimitado por las rondas de Barcelona todos los días de la semana de 7 de la mañana a 8 de la tarde. Según su propuesta, pagarían el canon todos los coches, motos, furgonetas y camiones, con algunas excepciones, que dispondrían de un crédito de 10 días de circulación sin peaje al año. 

Coches, motos, furgonetas

Incluso los vehículos eléctricos pagarían por entrar a Barcelona, aunque con una bonificación del 50% durante dos años. Lo justifican porque la media pretende, además de reducir la contaminación en la ciudad, también el tráfico en sus calles al considerar que es la metrópoli europea con más densidad de vehículos y la sexta en niveles de emisiones más altos. 

"Que un coche sea eléctrico no quiere decir que no contamine -advierte Barcelona'22-. Es cierto que no emite gases de combustión por el tubo de escape, pero genera partículas contaminantes (PM10y PM2,5) altamente nocivas para la salud, así como emisiones asociadas a la fabricación y desmantelamiento del vehículo, y a la producción del combustible. Además, el vehículo eléctrico no soluciona los problemas asociados a la congestión y la ocupación del espacio público, que podría ser destinado a otras finalidades centradas en la movilidad sostenible y/o el peatón".

Los únicos que se librarían de pagar los cuatro euros por día serían los vehículos de alta ocupación, aunque con tres o más ocupantes en lugar de la consideración actual de dos, los de personas con movilidad reducida o dedicados al transporte de personas que no pueden utilizar el transporte público, los de servicios de emergencias, los autocares, buses y taxis, y los de usuarios con ingresos inferiores al doble del indicador público Iprem y que necesiten el coche para su actividad profesional.

Recaudación y multas

Los promotores de la iniciativa proponen dedicar los 370 millones que estiman que generaría el peaje cada año a la movilidad activa y el transporte público, así como un 10% al sistema público de salud. Además, la propuetsa plantea un régimen sancionador con multas de 200 euros a 600 euros y con una penalización del 40% en caso de tres infracciones por no abonar el peaje.

Las organizaciones adheridas al proyecto son Plataforma per la Qualitat de l'Aire, Associació per a la Promoció del Transport Públic, Ecologistes en Acció de Catalunya, Eixample Respira, Bicicleta Club de Catalunya, Xarxa per la Justícia Climàtica, Catalunya Camina y Associació de Prevenció d'Accidents de Trànsit.

La teniente de alcalde de Barcelona de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad, Janet Sanz, ha sido por ahora prudente en su respuesta al asegurar que el Ayuntamiento "estudiará" la propuesta, auqnue ha advertido de que el peaje necesitará "un gran acuerdo" y cambios legislativos. Pero ha animado a ecologistas y vecinos a mantener el pulso. "Mucha expectativa ante la propuesta que se ha trabajado desde el movimiento ecologista. Siempre nos permite avanzar", ha añadido, y ha argumentado que se necesitan vecinos muy activos que reivindiquen mejoras.

Hoy destacamos