Tendencias

Un dron sobrevuela la planta de Seat de Martorell

Así es el vuelo de un dron que transporta un volante desde un centro logístico en 15 minutos

Dron de Seat para transportar componentes en Martorell

Dron de Seat para transportar componentes en Martorell

Redacción Coche Global

05.11.2019 13:40h

3 min

Los drones cada vez están más presentes en nuestros cielos y sus finalidades se multiplican: prevención de incendios, vigilancia de fronteras y hasta control fiscal. Ahora se añade un nuevo uso: el transporte de piezas de un coche. SEAT, junto con el Grupo Sesé, ha puesto en marcha un proyecto piloto que permite el uso de drones para enviar componentes, como un volante, desde el centro logístico hasta el taller de montaje en tan solo 15 minutos. Así fue el primer viaje aéreo de un volante.

“Activamos el Protocolo Dron”: Con esta frase se inicia toda la operación. En el taller de montaje se necesita un volante específico y se activa el protocolo. El pedido se recibe en el Centro Logístico de Grupo Sesé. La pieza se coloca en una cápsula de fibra de carbono, que pesa 5 kilogramos y medio y se ancla al dron con un electroimán y unos servos de seguridad. El volante ya está listo para volar desde la zona de despegue.

En el aire

El dron, de 1,7 metros de envergadura y hélices de 40 cm, alza el vuelo. El trayecto que le espera desde el centro logístico hasta uno de los talleres de montaje de SEAT es de 1,8 kilómetros. El vuelo es autónomo, a 95 metros de altura, sobrevolando la fábrica a 40 kilómetros por hora. Desde el despegue hasta que el dron ha despositado la cápsula pasan tan solo 4 minutos. En total, todo el proceso ha llevado 15 minutos desde que se ha activado el protocolo. El volante ya está listo en la línea de producción.

Más rápido, más flexible, más sostenible

“Con esta innovación, impulsamos la Industria 4.0 y seremos más eficientes, ágiles y competitivos y, también, mucho más sostenibles”, afirma el vicepresidente de Producción y Logística de SEAT, Christian Vollmer. Además, este sistema está libre de emisiones, ya que los drones se alimentan a través de baterías eléctricas. La reducción de emisiones CO2 podría llegar a ser de 1 tonelada al año.

La seguridad, lo primero

“En este proyecto hemos triplicado la seguridad. Lo más importante era que el dron tuviera gran capacidad de carga y dotarlo de redundancia en todos sus elementos. Además de sus 6 motores, hemos instalado 3 GPS, 6 baterías y 3 IMU (Unidad de Medición Inercial), que son el cerebro del dron”, asegura Toni Caballero, piloto de TSA Center. Además, este proyecto pionero se realiza bajo la supervisión de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA).

El futuro, por todo lo alto

El uso de drones en la fábrica de Martorell ha comenzado con el traslado puntual de volantes y airbags, pero se quiere ir más allá. “El transporte con drones revolucionará la logísitica ya que, por ejemplo, en el caso de SEAT, reducirá en un 80% el tiempo de suministro”, asegura Christian Vollmer. Los drones son un elemento en la estrategia de smart factory en SEAT, que pasa por la aplicación de tecnologías disruptivas para mejorar permanentemente los procesos de producción y ofrecer mayor rapidez y flexibilidad a los clientes. De momento, algunos de ellos conducirán un volante que llegó del cielo.

--

Contenido patrocinado

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.