Tendencias

Cámaras, radares y testigos para aclarar un atropello en Barcelona

La Guardia Urbana identifica el conductor temerario en una compleja investigación

Imágenes del coche que atropelló a un peatón en Barcelona

Imágenes del coche que atropelló a un peatón en Barcelona

Redacción Coche Global

18.06.2019 20:20h

3 min

En ocasiones, la abundancia de cámaras de seguridad y la colaboración ciudadana dan frutos positivos. La Guardia Urbana de Barcelona ha conseguido solucinar el puzzle de un atropello ocurrido la Nochevieja pasada que dejó herido de gravedad a un peatón. Para identificar al conductor temerario que huyó del lugar de los hechos, un joven francés, ha sido necesario visionar centenares de imágenes de cámaras, horas y horas de vídeo, numerosos testimonios, rastreo de talleres mecánicos y decenas de chivatazos de ciudadanos en una investigación de película en materia de seguridad vial.

El peatón fue atropellado la madrugada del 1 de enero de 2019 en un paso de cebra en la Diagonal con Via Augusta por un coche que se saltó el semáforo en rojo a una velocidad elevada. Después de atropellar al peatón, que saltó por los aires, el automóvil arrastró a la víctima sobre el capó más de 20 metros, dio marcha atrás, esquivó el cuerpo en el suelo y siguió por la Diagonal hasta girar por Rambla Catalunya y circular por la acera central a más de 50 km/h hasta la calle de Rosselló. 

400 metros de huida

En total, fue un recorrido de 400 metros de huida desde el momento del atropello hasta que se incorpora al tráfico de una calle que fue grabado por numerosas cámaras de seguridad de tiendas y bancos ubicados en el trayecto. "El ánimo del conductor era abandonar el lugar de los hechos a toda prisa", ha asegurado el subinspector de la Guardia Urbana de Barcelona David Vázquez en una rueda de prensa para explicar la investigación.

En el largo y complicado proceso de investigación, han participado también el laboratorio de criminalística de la Guardia Civil, otras policias locales, la empresa concesionaria de autopistas y un buen número de ciudadanos gracias a la difusión del caso por las redes sociales. Después de descartar la participación de varios vehículos del área metropolitana que sufrieron siniestros en el día del atropello, los investigadores recibieron el testimonio decisivo de un cliente de un hotrel de Olèrdola que avisó de que un coche estacionado en el parking del establecimiento apareció con daños sospechosos. 

Cazado por un radar

"Con esta información, teníamos que buscar pruebas que situaran el coche en Barcelona en el momento del atropello", explicó el subinspector. Y encontraron la prueba: un radar detectó el coche sospechoso circulando a 101 km/h en un tramo limitado a 50 km/h minutos después del atropello. Otra cámara de un tranvía sitúa el coche unos minutos antes de los hechos cerca del lugar. 

En el trayecto de regreso a Francia, el coche y sus ocupantes son grabados por varias cámaras en los peajes de la autopista en dirección a La Jonquera. 

El abandono del lugar del siniestro está especialmente penado desde la última reforma del código penal. El juzgado de Barcelona que asumió el caso ha citado al joven como imputado por los delitos de lesiones graves, conducción temeraria y omisión del deber de socorro. 

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.