Mercado

Cupra Formentor e-Hybrid, a prueba

Reduce el consumo y las emisiones de CO2 de forma radical y mantiene su esencia deportiva. Ofrece dos potencias, 204 y 245 caballos con los mismos motores

Cupra Formentor eHybrid, híbrido enchufable / AM

Cupra Formentor eHybrid, híbrido enchufable / AM

Ana Montenegro

19.03.2021 21:07h

4 min

 

Cupra, la marca deportiva nacida de Seat, acelera su electrificación. Tras el León e-Hybrid (esta es la denominación de la marca a sus modelos híbridos enchufables), ahora llega el Cupra Formentor e-Hybrid que Coche Global pudo probar en un recorrido de 85 km por carretas y autovías del este de Madrid.

Cupra ya admite pedidos de esta versión del Formentor que tendrá dos niveles de potencia: 204 y 245 caballos, ambos con cambio automático DSG de seis velocidades. Los propulsores en ambas versiones son iguales. Un motor 1.4 TSI de gasolina con 150 caballos y otro eléctrico de 85 kW, equivalentes a 115 caballos. Ambos están situados en la parte delantera del vehículo y para incrementar la potencia total hasta 245 caballos los ingenieros han actuado exclusivamente sobre el software de los propulsores. La diferencia de potencia se nota en las prestaciones. Una velocidad máxima de 205 km/h, un par máximo de 350 Nm y aceleración de 0 a 100 km/h en 7,8 segundos para el primero y 7 segundos para pasar de 0 a 100 km/h, 210 km/h de velocidad máxima y 400 Nm de para para el segundo.

La electricidad se acumula en una batería de iones de litio de 13 kWh que se sitúa en la parte trasera bajo el maletero, por delante del depósito de gasolina de 40 litros. Esta ubicación penaliza ligeramente al maletero, unos 100 litros frente a las versiones totalmente térmicas, pero todavía muy amplio, 345 litros. La autonomía en modo 100% eléctrico es de hasta 59 km en la versión de 204 km y de 55 km en el más potente. El tiempo de recarga es de tres horas y media en un Wallbox de 3,6 kW y menos de cinco horas en un enchufe doméstico convencional.

Los toques Cupra

En lo que podemos ver, el Cupra Formentor híbrido tiene una carrocería igual que el resto de la gama, con las mismas dimensiones (4,45 metros de largo, 2,68 de batalla, 1,83 de ancho y 1,51 de alto), sólo se diferencia por la tapa que cubre el enchufe de carga eléctrica en el lateral izquierdo delantero, el ocre (el tono marca de la casa) de las salidas de escape y un diseño especial para las llantas de 18 o 19 pulgadas. La boca de repostaje de gasolina está en el lugar esperado, detrás y a la derecha, pero en esta versión para abrirla hay que accionar un botón en la puerta del conductor. No se abre sólo desbloqueando las puertas.

Aunque ya se pueden hacer pedidos de ambas versiones, la primera que está disponible es la más potente, la de 245 caballos, que fue la que pudimos probar.

Una vez ajustado el asiento y el volante, ambas operaciones se hacen de forma manual, el botón de arranque está en la parte inferior del volante, a la derecha. Hay un botón gemelo a la izquierda con el logo de Cupra que sirve para cambiar el modo de conducción. Cuando se pulsa aparecen las diferentes opciones en la esquina superior derecha de la pantalla central: eléctrico, híbrido y deportivo.

Arranca en modo eléctrico y, en principio, si no indicamos otra cosa, sigue tirando de la batería hasta que se consume totalmente. El Formentor híbrido se comporta en circunstancias normales con aplomo en las curvas y suavidad sobre el asfalto. Hasta que apretamos el acelerador y despierta con un rugido del motor toda la potencia que lleva dentro, algo muy útil en adelantamientos. La frenada es también recia y de rápida respuesta con pocas inercias de la carrocería.

Asistentes de seguridad

El amplísimo equipamiento de seguridad que incluye asistente de viaje, de ángulo muerto (que detecta vehículos hasta a 70 metros), de salida involuntaria del carril, de crucero adaptativo (ACC) y predictivo, de alerta de tráfico cruzado en marcha atrás, de apertura de puertas a los pasajeros, frenada automática de emergencia en ciudad con detección de peatones y ciclistas o asistente de giro. Un conjunto de ayudas que se convierten en un copiloto eficiente con alertas sonoras e indicaciones sobre la pantalla frente al conductor. Si no se desconecta nos dice que cerremos la ventanilla, que no pisemos el acelerador para ahorrar combustibles o que estamos muy cerca del coche de delante.

Pese a que parece muy grande desde el interior (yo veía desde mi posición un gran capó) se mueve con mucha soltura entre el tráfico de la ciudad y tiene un buen ángulo de giro para moverse en aparcamientos estrechos. En los poco más de 80 km que recorrí con una velocidad media de 55 km/h, el consumo de gasolina fue de 4,6 litros a los100 km y el de electricidad de 11,4 kwh a los 100 km.

Esta versión tiene un precio que arranca en los 45.350 euros, unos 7.000 euros más que la de 204 caballos, pero su equipamiento es más completo. Por ejemplo, incluye volante deportivo con los mandos de arranque y modos de conducción, pedales de aluminio, portón trasero eléctrico, sistema de navegación con pantalla de 12 pulgadas, cámara de visión trasera y sensor de parquin delantero. La versión menos potente tiene un precio de arranque de 38.640 euros y dos paquetes para aumentar el equipamiento, uno de seguridad que incluye entre otros elementos el airbag de rodilla, con un precio de 800 euros y un pack tecnológico que lo acerca al modelo más caro que cuesta 1.300 euros, pero inicialmente está bonificado con 1.000 euros. Ambos tienen etiqueta 0 de la DGT y unas emisiones de CO2, oficiales, de 26 y 31 gr/km.

Hoy destacamos