Industria

Las fábricas de coches inician unas vacaciones con muchas incógnitas

Los trabajadores de la industria automovilística empiezan un descanso de agosto irregular y con incertidumbre sobre la vuelta

Trabajadores en la línea de montaje de la fábrica de Ford de Almussafes (Valencia)

Trabajadores en la línea de montaje de la fábrica de Ford de Almussafes (Valencia)

Toni Fuentes

06.08.2019 23:09h

4 min

Las fábricas de automóviles han colgado esta semana el cartel de cerrado por vacaciones. Con algunas excepciones, las factorías han detenido su actividad de producción de vehículos para iniciar el deseado descanso anual que llega en un clima de gran incertidumbre sobre los mercados, la industria y la salud de algunas plantas. ¿Qué pasará a la vuelta?

Aunque las plantas ya vivieron en el verano de 2018 unas vacaciones atípicas y muy complicada derivada de la falta de motores por la entrada en vigor del protocolo de emisiones de gases WLTP, este mes de agosto tampoco ha sido como los chapados a la antigua con un parón de cuatro semanas igual para todos los empleados de la industria.

La primera oleada de vacaciones en la industria de automoción llegó la semana del 28 de julio en las fábricas de Seat de Martorell (en las líneas 2 y 3), PSA de Figueruelas (Zaragoza) y de Renault de Valladolid y Palencia. A partir del 5 de agosto se han sumado a las vacaciones las factorías de Ford de Almussafes, de PSA de Vigo, de Volkswagen de Navarra y de Nissan de Barcelona. La última planta en comenzar las vacaciones será de Nissan de Ávila por su situación especial al dejar de fabricar camiones el 9 de agosto para iniciar la reconversión en unas instalaciones de componentes para la alianza Renault Nissan Mitsubishi.

Diferencias dentro de fábricas

A la falta de uniformidad en las vacaciones entre factorías hay que añadir incluso las diferencias entre operarios de una misma fábrica. Esa situación se produce en la planta de PSA de Vigo, en la que los empleados han comenzado las vacaciones de forma escalonada en función de la línea de ensamblaje, y especialmente en la factoría de Seat de Martorell, donde hay una línea que no cierra en agosto.

Por primera vez desde hace bastantes años, la planta de Martorell ha activado la medida de flexibilidad interna llamada corredor de vacaciones, que permite distribuir las vacaciones de la plantilla entre final de junio y septiembre para evitar el parón de agosto. La medida conlleva la contratación de más empleados temporales de refuerzo para cubrir las vacantes de trabajadores hasta llegar a unos 1.000, según fuentes de la compañía.

La planta de Martorell es también un ejemplo de las incertidumbres por varios motivos que afectan a las factorías. En el caso de Seat, se enfrenta al parón de las ventas en Argelia, lo que ha supuesto la suspensión de los turnos de fin de semana.

ERTE en Almussafes

La plantilla de Ford de Almussafes, afectada por la aplicación de un ERTE, sigue pendiente de los posibles efectos de la reestructuración del negocio en Europa que lleva a cabo la multinacional norteamericana. 

Los trabajadores de Nissan de Barcelona se han ido de vacaciones con la incertidumbre de no saber si resultarán afectados por el plan de 12.500 despidos anunciado por la compañía para evitar caer en las pérdidas después de quedarse prácticamente sin beneficio en el trimestre de abril a junio. 

Pero más allá de las amenazas concretas sobre algunas plantas, al industria se enfrenta a problemas comunes derivados de la caída del mercado español, en un 6,5% en el acumulado de siete meses, y en Europa y la consecuente reducción de la producción. 

Advertencias sindicales

Los sindicatos y las patronales ya han advertido de los riesgos que corre la industria de automoción y el sector de los concesionarios si no se toman medidas para frenar la caída y estimular la demanda orientando a los consumidores que han optado por aplazar la compra de un vehículo.

El secretario de automoción de UGT FICA, Jordi Carmona, advertía en un reciente artículo de la necesidad de poner en marcha la negociación de un pacto para conseguir una transición ordenada del sector hacia la nueva movilidad. "Reclamamos al gobierno que active con urgencia la mesa del acuerdo estratégico para el sector automovilístico para que entre todas y todos pongamos las bases para seguir siendo un sector referente en nuestra industria y empleo", indica Carmona.

Para el secretario general de CCOO de Cataluña, Javier Pacheco, es necesario que las administraciones actúen ya para salvar la industria del automóvil: "No podemos esperar, hay que dar un paso adelante para transformar el sector para que mantenga capacidad tractora de inversiones y para evitar que los trabajadores pierdan posibilidades", ha afirmado Javier Pacheco.

 

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.