Industria

Robert Bosch anuncia el cierre de la planta de Lliçà

La compañía comunica su intención de finalizar la producción de servofrenos este año, que afectará a 340 empleados

Fábrica de Robert Bosch de Lliçà

Fábrica de Robert Bosch de Lliçà

Toni Fuentes

25.02.2021 14:52h

4 min

Otro mazazo para los proveedores de automoción de España y especialmente de Cataluña. La multinacional alemana Robert Bosch ha comunicado al comité de empresa su decisión de cerrar la fábrica de Lliçà d'Amunt, en la provincia de Barcelona, lo que dejará sin trabajo a 340 empleados.

El cierre de la factoría del Vallès se suma al que está en marcha en la factoría de Castellet, que tiene previsto paralizar la producción en noviembre y enviar al paro a 300 empleados. 

La dirección de Robert Bosch ha confirmado a Coche Global la decisión de cierre de la panta de Lliçà "lo antes posible" y durante este año como muy tarde. La compañía ha comunicado al comté el inicio de la negociación del ERE de cierre y para despedir a los 340 trabajadores de la fábrica ás grande que tenía el grupo alemán en Cataluña. 

La compañía argumenta la caída de la demanda de los servofrenos de vacío que se producen en Lliçà debido al auge de los nuevos vehículos eléctricos e híbridos y a la sustitución de este componente por frenos electromecánicos. "Tenemos un exceso de capacidad en Europa que obliga a consolidar la producción", ha indicado un portavoz de la compañía.

Repliegue en Cataluña

La fábrica que Robert Bosch tiene en Polonia concentrará toda la producción de servofrenos de vacío para Europa debido a que es una factoría de mayor tamaño (unos 800 empleados) y una mayor gama de productos así como unos costes más competitivos que los de la planta catalana. 

La empresa ha manifestado su voluntad de iniciar unmproceso de negociación para que la salida de los 340 empleados sea "lo menos traumática posible". 

Tras los cierres de las plantas de Castellet y Lliçà, Robert Bosch reducirá su presencia en Cataluña a unos 350 empleados repartidos en un centro industrial en Santa Perpètua de Mogoda, una oficina de servicios en Barcelona y un centro de ingeniería.  

Críticas sindicales a la Administración

La secretaria del sector Auto de UGT de Cataluña, Yolanda Funes, ha asegurado a Europa Press que la empresa ha justificado el cierre "por causas económicas de que en Polonia es más rentable producir" por el precio de la mano de obra. Según Funes, este cierre "es consecuencia de la política industrial en Cataluña" en los últimos años y ha recalcado que las administraciones no se dan cuenta de que el sector automovilístico se está yendo. Según cálculos del sindicato, además de los 336 profesionales de la planta, el cierre afectaría a unas 900 personas más entre empresas auxiliares y proveedores.

El sindicato USOC ha denunciado que el cierre responde a una deslocalización en busca de costes inferiores dentro de la UE que se hace con "la pasividad de las administraciones, que no paran la sangría de puestos de trabajo que estas decisiones están ocasionando en el sector de automoción, que está provocando una desertización industrial".

Para CCOO, el cierre no responde a causas justificadas y se debe a una decisión tomada desde Alemania por la cúpula de Robert Bosch, que "está aprovechando la situación para desmantelar sus plantas productivas en Cataluña".

Aragonès, preocupado

El vicepresidente del Gobierno catalán en funciones, Pere Aragonès, ha expresado su preocupación por el "encadenamiento de cierres empresariales, especialmente en el ámbito industrial" y ha mostrado su esperanza en que en la negociación del ERE (que tutelará la Generalitat) se revierta "todo lo que se pueda". El candidato a presidente del Govern ha enfatizado que Cataluña necesita una política industrial y que tiene que reindustrializarse de forma "digital y verde", para lo que los fondos europeos Next Generation "son una excelente oportunidad" y una "inyección de recursos" para hacerlo.

"Hay sectores que han sido muy importantes para nuestra economía y que tienen que afrontar procesos de transformación. Precisamente por esto hemos elaborado unos proyectos para acompañar a empresas y Administraciones catalanas hacia los fondos Next Generation", ha subrayado. 

El consejero de Empresa, Ramon Tremosa, ha asegurado que el Govern "no da por definitiva" la decisión de cierre, del que ha admitido que no tenía ninguna información previa al haber sido notificados el mismo día de presentación del ERE.  

Hoy destacamos