Industria

Huelga indefinida en SEG Automotive de Treto contra 275 despidos

El proveedor, en manos de un grupo chino, rechaza la petición sindical de aplicar prejubilaciones y reitera la exigencia de bajar salarios también

Trabajadores de la empresa SEG Automotive de Treto durante la huelga / EFE / MOISÉS HUERTA

Trabajadores de la empresa SEG Automotive de Treto durante la huelga / EFE / MOISÉS HUERTA

Redacción Coche Global

05.04.2021 17:36h

3 min

La plantilla de la fábrica de componentes de SEG Automotive de Treto (Cantabria) ha iniciado este lunes 5 de abril una huelga indefinida en contra del ERE para despedir al 33% de los empleados de la histórica planta. El proveedor, en manos de un grupo chino, exige 275 despdios y una rebaja salarial para mantener operativa la fábrica. Los problemas de esta factoría se suman al goteo de ajustes en varios proveedores de automoción.

El primer día de la huelga indefinida arrancó, tras fracasar la medidación mantenida en las jornadas previas con la dirección de la compañía, con una concentración de trabajadores, familiares y sindicalistas a las puertas de la factoría cántabra. Los sindicatos están abiertos al diálogo y a volver a retomar los encuentros oficiales en el Orecla (Organismo de Resolución Extrajudicial de Conflictos Laborales), aunque el presidente del comité de empresa, Moisés Huerta, ha adevertido que "poco se puede avanzar" mientras la gerencia de la compañía y la dirección "no se muevan de sus exigencias".

Huerta ha explicado que en la última reunión celebrada el sábado en el Orecla tampoco se detallaron, por parte de la dirección, los servicios mínimos que debían acceder a sus puestos durante el parón, pero los trabajadores han permitido finalmente la entrada del relevo del vigilante de seguridad y del de instalaciones.

Propuesta sindical

"Los empleados van a luchar por sus puestos de trabajo hasta última hora y si no convocábamos esta huelga indefinida nos iban a comer", ha justificado Huerta, quien ha añadido que si la empresa apuesta por la fábrica de Treto no tiene sentido que se produzcan despidos entre sus 750 trabajadores.

El comité de empresa ha pedido a la dirección que si hay excedente de plantilla se establezca "una salida organizada", con acceso a la jubilación y si existen picos de producción, en vez de externalizar mano de obra, se contrate personal "con salario de entrada".

Sin embargo, esta posibilidad ha sido rechazada por la dirección de SEG Automotive al considerar que las prejubilaciones a partir de los 58 años son "inviables económicamente y tampoco suponen una solución a la problemática empresarial". 

Unos días antes del inicio de la huelga, el director financiero de SEG Automotive, Frank Lorenz-Dietz, aseguró que la empresa no quiere cerrar plantas, pero ha señalado que la factoría de Treto tendrá que afrontar un "proceso duro" si quiere tener futuro, con una reducción del gasto en 20 millones de euros, de los 70 que la compañía quiere ahorrar en Europa cada año. Frank Lorenz-Dietz advirtió de que la "delicada situación" de la factoría cántabra, fruto del cambio en el mercado por la crisis de la covid, y ha explicado que "todos los fabricantes y proveedores están tomando duras decisiones para mantenerse a flote y poder afrontar las inversiones que estos cambios requieren".

En manos de un grupo chino

La dirección ha ofrecido prolongar la aplicación de la reestructuración en cinco años, con una reducción del número de afectados para 2021 a 140, y además, que "la salida de los trabajadores se establecería de forma ordenada y bajo criterios objetivos acordados por las partes", y con garantía de que los afectados que lo deseen tengan asegurado un puesto de recolocación alternativo. Además, ofreció el "compromiso de la empresa de negociar el porcentaje de ajuste salarial", así como en la forma de aplicarlo, "comprometiendo también mecanismos de recuperación si la situación empresarial y del mercado mejora en un futuro".

La plantilla de Treto de SEG Automotive tiene una edad media de 45 años y denuncia la intención de la compñaía de deslocalizar producción hacia una planta de Hungría. En enero de 2018, la compañía china ZMJ culminó la adquisición de la división mundial de motores de arranques y alternadores de la multinacional alemana Robert Bosch, que se encuentra en proceso de cierre de dos plantas en Cataluña. Desde ese momento se creó el grupo autónomo que opera con el nombre de SEG Automotive y que continúa con la fabricación de esas piezas de última generación relacionadas con el sector del automóvil. 

Hoy destacamos