Industria

El consorcio europeo de baterías recibirá hasta 1.200 millones en ayudas

Alemania y Francia ponen en marcha la alianza para competir con los fabricantes asiáticos

Anuncio de las subvenciones para la alianza europea de baterías / EFE

Anuncio de las subvenciones para la alianza europea de baterías / EFE

José Del Barrio

02.05.2019 15:08h

2 min

La alianza europea para fabricar baterías para coches eléctricos en la UE va sentando sus bases. El proyecto impulsado por Alemania y Francia inicialmente podrá recibir un máximo de 1.200 millones de euros en subvenciones públicas, según han anunciado conjuntamente la Comisión Europea y los gobiernos de ambos países.

El vicepresidente de la Comisión Europea Maros Sefcovic ha destacado el carácter "estratégico" del consorcio europeo de baterías para que la UE tenga una capacidad tecnológica y productiva propia en un mercado casi totalmente dominado por grupos asiáticos y estadounidenses a los que las marcas europeas compran actualmente el suministro de ese componente esencial para los vehículos sin emisiones.

Para competir con los grandes productores asiáticos y estadounidenses, Europa quiere seguir los mismos pasos que ellos. El ministro de Finanzas de Francia, Bruno Le Maire, ha explicado que Estados Unidos y China subvencionan ese sector, y con esta decisión "Europa demuestra que puede hacer lo mismo para el arranque" industrial, informe Efe.

Primeras fábricas europeas de baterías

El Ejecutivo francés se ha comprometido a aportar 700 millones de dinero público para poner en marcha este proyecto, que se traducirá el año próximo en una planta piloto con 200 empleos, ubicada en un lugar de Francia que no quiso desvelar, para la fabricación de células de batería. El paso siguiente será, en el horizonte de 2022-2023, dos factorías de al menos 1.500 trabajadores cada una, una en Alemania y otra en Francia, para la producción de baterías líquidas -la tecnología utilizada actualmente- y un nuevo procedimiento con baterías sólidas de cara a 2025.

El primer consorcio, producto de esta cooperación franco-alemana, está formado por los grupos Total y Saft junto al fabricante automovilístico PSA. Tanto Le Maire como su homólogo alemán, Peter Altmaier, señalaron que hay otros países de la UE y otras empresas interesadas en sumarse. La inversión pública y privada del consorcio se situará entre 5.000 y 6.000 millones de euros, pero sería superior si se añadieran nuevos socios.

Reclamación de la industria

Para Le Maire, este proyecto "demuestra que Europa es capaz de construir su soberanía económica y tecnológica" sin depender de China y Estados Unidos. Sefcovic recordó que actualmente la producción europea únicamente representa el 3 % de las baterías de coches del mundo. Para el vicepresidente de la CE a largo plazo "el potencial en términos de empleo es enorme" ya que, según sus cálculos, se podrían generar entre 2 y 3 millones entre directos e indirectos.

El consorcio europeo responde a una reclamación de la industria automovilística, que se ve obligada a comprar las baterías a un grupo muy reducido de proveedores chinos y coreanos. El presidente del grupo Volkswagen, Herbert Diess, llegó a criticar la falta de visión de los pocos fabricantes europeos de componentes al no decidirse por entrar en el nuevo sector emergente.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.