Industria

La automoción española perderá 40.000 empleos hasta 2025

Un estudio de UBS publicado por el Ministerio de Industria evalúa el impacto del coche eléctrico

Planta de Opel de Zaragoza

Planta de Opel de Zaragoza

Toni Fuentes

18.05.2019 02:27h

2 min

El rápido desarrollo del mercado de coches eléctricos que vaticinan muchos tendrá efectos positivos para la calidad del aire pero también tendrá un impacto negativo en la industria. Un estudio del banco UBS publicado por el Ministerio de Industria cuantifica la magnitud del impacto y llega a la conclusión de que habrá un cataclismo a corto plazo. 

No es nada exagerado hablar de cataclismo cuando se pueden perder unos 40.000 empleos sobre 291.700 puestos de trabajo de los fabricantes de vehículos y los proveedores de componentes. Si la cifra de trabajadores en peligro es abultada. el problema se agrava por la velocidad con la que llegará la ola del tsunami.

Nuevo modelo de negocio

El recorte de los 40.000 empleos se puede producir en tan solo seis años, desde ahora y hasta 2025. El recorte de las plantillas de las fábricas se debe al nuevo modelo de negocio que supone la nueva movilidad eléctrica, que simplifica la producción y mantenimiento de los vehículos y abre la puerta a nuevos competidores. 

Estas conclusiones se incluyen en el estudio firmado por Roberto Scholtes Ruiz, de UBS, publicado en un número monográfico sobre el vehículo eléctrico de la revista Economía Industrial, del Ministerio de Industria. En este enlace se puede acceder a la revista colgada en la web del ministerio

"Los fabricantes de vehículos radicados en España podrían perder casi tres puntos porcentuales en la aportación de valor en la cadena de producción, lo que supondría entre el 12% y el 15% en términos absolutos", indica el autor del estudio. Los proveedores de piezas y componentes sufrirían un impacto negativo similar entre el 12% y el 16% lo que obligaría a las empresas supervivientes a fusionarse con otras para seguir adelante.

Golpe al PIB

En el conjunto de la economía española, la irrupción del vehículo eléctrico y el golpe que acarrearía en las fábricas supondría un impacto en el PIB de 1,2 puntos porcentuales en siete años. Además, la balanza comercial se degradaría con rapidez debido al efecto que tendría la necesidad de importar las baterías, un componente que supone más del 40% del coste de producción de un vehículo eléctrico. Hasta 2025, el superávit de casi 10.000 millones se podría reducir en tres cuartas partes. 

UBS estima un crecimiento exponencial de la electromovilidad al pasar de 3,1 millones de vehículos vendidos en todo el mundo en 2021, lo que supone una cuota del 3,1%, a 16,5 millones en 2025, el 15,8%. Europa controbuiría especialmente al despegue de los coches eléctricos con 6,5 millones, lo que equivale a una cuota de mercado de más del 30%. 

En España, las previsiones apuntan a que en 2025 se venderán unos 400.000 vehículos eléctricos o híbridos enchufables en un mercado de 1,2 millones de unidades.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.