Mercado

BMW Serie 2 Gran Coupé, un deportivo con muchos secretos

Hemos probado a fondo el nuevo modelo, que reúne aptitudes deportivas y familiares y ha logrado una nota de 8,42 puntos

Prueba del BMW Serie 2 Gran Coupé

Toni Fuentes

05.08.2020 16:40h

6 min

¿Deportivo o familiar? ¿Berlina o coupé? Son preguntas frecuentes a la hora de comprar un coche y que ahora tienen respuestas innovadoras. Hay un modelo que acaba de salir al mercado que permite unificar todas esas facetas aunque parezca difícil. Hemos probado a fondo durante una semana el BMW Serie 2 Gran Coupé y hemos podido comprobar que es un coche camaleónico, con varias personalidades bajo la misma carrocería. Este es el resultado del 'test drive' Car Review & Rating para Coche Global. Damos nuestra opinión sobre el modelo en esta crónica y en un vídeo en nuestro canal de Youtube.

Ya se sabe que nunca llueve a gusto de todos, por lo que es difícil encontrar unanimidad en las opiniones sobre un modelo tan valiente y arriesgado como el Serie 2 Gran Coupé. Lo que para unos es una virtud como la suma de aptitudes deportivas y de un familiar, para otros es un inconveniente. En mi caso, este deportivo muy familiar me ha dejado una buena impresión en muchos aspectos con agunas pegas o aspectos a mejorar. Y como es un turismo que también va de familiar, lo hemos probado todos los de casa, incluido el perro, y todos han dado su valoración. Al perro se le veía muy a gusto en los viajes.

La unidad que hemos probado gracias a un préstamo de BMW a través de un concesionario de BMW Premium de Barcelona ha sido una grata sorpresa. Ni más ni menos que la versión más potente y más equipada de todas, con todos los extras instalados: se trata del BMW Serie 2 Gran Coupe M235i xDrive. Sus cifras impresionan: motor de gasolina de 306 CV y 4 cilindros, caja automática de 8 velocidades, velocidad punta de 250 km/h y aceleración de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos. Con esas prestaciones y sus acabados de gama alta, esta versión es también, lógicamente, la más cara de la gama, que se vende con unos precios que van de 30.900 euros a 58.700, a los que hay que sumar el coste de más opciones personalizadas. Estamos, por tanto, ante un modelo que tiene una gran amplitud de opciones que llegan a doblar el precio de partida de la gama. 

Deportivo con un gran maletero

Por fuera, el nuevo Gran Coupé más asequible de la marca de Múnich llama la atención por su inconfundible línea coupé en la zaga, que va afilando su perfil aunque mantiene unas proporciones cúbicas en el culo con una línea recta elevada que recuerda a los GT de BMW. Sin duda, este es un elemento arriesgado porque se distancia de otros coupés competidores, pero al mismo tiempo es un rasgo que le da personalidad y necesario para conseguir un maletero familiar. Nada menos que 430 litros con una boca más ancha que la de otros rivales como el veterano Mercedes CLA. Es una capacidad suficiente para que una familia puede hacer viajes largos con las maletas bien colocadas.

La parte trasera es quizá el ejemplo más claro del mestizaje de este modelo entre la deportividad de un coupé y el carácter familiar de una berlina. A esas características hay que añadir su tamaño compacto, con una longitud de 4,52 metros, que nos ha permitido movernos con soltura por la ciudad y en aparcamientos no demasiado generosos como los que por desgracia abundan en muchas ciudades. A esas dimensiones contenidas hay que sumar una maniobrabilidad óptima, una dirección suave como el terciopelo y eficiente como un bisturí con un volante deportivo de tamaño pequeño. El resultado es una conducción agradable, práctica y, cuando tenemos ganas, divertida. 

Ronronea como un gato feliz

Para conseguir esa buena sensación en la conducción hay que tener en cuenta que hemos probado la versión más potente que va equipada de serie con los modos confort, que optimiza rendimiento y consumo, el Eco personalizable si lo queremos es tranquilidad y ahorro y la opción Sport, en la que este M235i xDrive demuestra el potencial que tiene dentro apurando las marchas y revolucionando más el motor. El modo Sport se nota en el habitáculo y en el exterior, donde los escapes M Performance ronronean como un gato feliz. 

Pero para ir con la familia es mejor apretar el botón ficticio que transforma este coupé en una berlina más calmada pero que, en la versión probada, se beneficia de la estabilidad y el agarre al firme que le da la tracción integral con unas llantas de 19 pulgadas M Performance. En las versiones más básicas, el Serie 2 Gran Coupe tiene tracción delantera. Lo único que no se puede transformar es la suspensión deportiva, que debido a su dureza transmite más compulsivamente los baches a los ocupantes a velocidades bajas. 

El modelo se toma el pie de la letra su carácter coupé en las puertas sin marco, que pueden dar una sensación de fragilidad en los primeros momentos. Es cuestión de acostumbrarse y de explicar a los chavales que vayan con cuidado al cerrar las puertas. 

¿Qué opina la familia?

Los aspectos más comentados por la familia durante la prueba del nuevo modelo de BMW tienen relación con su interior. Para empezar, la altura reducida del vano de las puertas traseras, que obliga a hacer un movimiento preciso de inclinación lateral que se aprende después de dos o tres intentos. Una vez en el interior del habitáculo, llama la atención la altura reducida del espacio en las plazas traseras, lo que ha llevado a los diseñadores a incluir dos rebajes en el techo para evitar que las cabezas toquen. Las personas altas pueden tener complicado viajar detrás de este Serie 2 Gran Coupé, que está más pensado para cuatro plazas ya que el espacio central trasero puede resultar algo incómodo. 

La sensación fue la iluminación ambiental interior. Aquí hubo disputas para decidir en qué color poníamos las tiras de luz en las puertas y en el salpicadero. La más socorrida es la de color azul, pero el lila también tuvo mucho éxito.

En el terreno del infoentretenimiento, la versión más alta de gama va equipada con un equipo de sonido Harman Kardon espectacular con el que dan ganas de quedarse en su interior y aprovechar el módem del vehículo o las gigas ilimitadas del 'smartphone' para escuchar música sin parar y jugando con las opciones de ecualización del sonido.   

Un navegador muy alemán

Sin embargo, en el navegador y el asistente de voz hemos encontrado un punto débil en relación con nuestro uso. El asistente te entiende bien, pero el problema se encuentra a la hora de buscar una dirección imprecisa o genérica. En muchas ocasiones, el navegador responde a través del asistente repitiendo que necesita los datos precisos con la población, la calle y el número. El problema quizá es que aquí somos más latinos que en Múnich. 

Por último, como suele ser habitual, el consumo registrado en nuestra prueba supera el declarado por la marca en las pruebas de homologación. En el caso de nuestra versión M235i xDrive, el consumo combinado oficial de gasolina va de 8,3 a 7,6 litros a los 100 kilómetros, aunque nosotros nos plantamos en una media de alrededor de 9 litros. Aunque puede parecer un consumo alto, no hay que olvidar que bajo el capó llevamos 306 caballos. La gama del Serie 2 Gran Coupe declara unos consumos de 4,9 a 8,3 litros y unas emisiones de CO2 de 129 a 188 gramos por kilómetro recorrido.  

Nuestra valoración del BMW Serie 2 Gran Coupe M235i xDrive es bastante positiva a pesar de esos puntos que necesitan de una mejora. La nota que damos en la prueba Car Review & Rating es de un notable alto con 8,42 puntos sobre 10. 

Hoy destacamos