Industria

Skoda se apropia del SUV de Seat

Seat-IBX

Seat-IBX

Redacción

31.03.2014 05:30h

3 min
A los ingenieros del Centro Técnico de Seat en Martorell hace meses que se les ha quedado cara de sorpresa. En primer lugar porque un proyecto como el del nuevo SUV de la marca española ha sufrido un importante retraso. Y en segundo lugar, porque ven que el nuevo modelo tiene cada vez más acento checo.
El IBX Concept. SEAT

Desde que los especialistas de Seat recibieron el encargo de diseñar un todoterreno urbano tras el verano de 2011, el proyecto ha sufrido múltiples demoras por razones técnicas, económicas y políticas. Tras obligar Volkswagen a desarrollar varias posibilidades de diseño para el SUV, el proyecto sufrió un parón importante en 2012 al entrar Skoda en el mismo con una versión propia (al igual que sucede a la inversa con el Mii y el Toledo basados en el Citigo y el Rapid checos). La entrada del nuevo aliado junto con el replanteamiento económico retrasará unos dos años, hasta 2016, el inicio de la producción de un vehículo planificado inicialmente para 2014. 


Desde 2012, la mano de Skoda en el SUV de Seat no ha hecho más que incrementar su fuerza. El pasado día 26 de marzo, el presidente de Seat, Jürgen Stackmann, anunciaba con pompa: "Tenemos el SUV". Se refería a que la cúpula de Volkswagen había dado la luz verde definitiva a la producción y comercialización del todoterreno. Sin embargo, seis días antes el presidente de Skoda, Winfried Vahland, ratificaba sus declaraciones de diciembre pasado y anunciaba que en los próximos años añadirán "un nuevo SUV más grande" a la gama de modelos de la marca, que ya cuenta con el Yeti. Al igual que hizo su homólogo de Seat seis días después, el presidente de Skoda incluyó el SUV en la lista de modelos nuevos para el periodo de 2014 a 2016.

En su anuncio, Vahland no hizo ninguna mención al origen del diseño del nuevo todoterreno, desarrollado en las instalaciones de Martorell, a miles de kiómetros de la sede de Skoda en Mlada Boleslav. Por ahora, tanto la dirección de Skoda, como la de Seat y Volkswagen tiran pelotas fuera sobre la fábrica que producirá el nuevo SUV, que ha pasado de tener acento catalán a hablar checo. La planta de Kvasiny, una de las niñas mimadas del grupo en los últimos años, ha ganado la partida a Martorell, según indican varias fuentes.
Cumbre de Volkswagen y Skoda. VW
Aunque en la reciente cumbre celebrada en Wolfsburg entre el primer ministro checo y la plana mayor de Skoda y Volkswagen no se habló explícitamente del nuevo SUV, sí se anunció la adjudicación a Kavasiny de un "modelo adicional" a los que ya fabrica, el Yeti y el Superb. "Se traducirá en la creación de nuevos puestos de trabajo y nuevas inversiones. Apoyar a inversiones como esta es uno de los aspectos más importantes para nosotros como Gobierno", dijo el primer ministro checo, Bohuslav Sobotka. 

Aunque Stackmann mantiene abierta formalmente la posibilidad de que Martorell produzca el SUV, prepara el terreno para la adjudicación a la rival de Skoda al afirmar que lo importante es que la gama de Seat cuente con el nuevo modelo en un segmento en crecimiento. Será la última marca en llegar a él por las dudas de Volkswagen y las interferencias de Skoda. 

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.