Industria

Seat vuelve al trabajo con más de 150 medidas de prevención

Las acciones para evitar contagios empiezan en el domicilio de los empleados antes de salir hacia la fábrica de Martorell

Vuelta al trabajo en Seat con medidas de prevención

Toni Fuentes

27.04.2020 18:52h

3 min

Cuarenta y cinco días después de que las líneas de montaje de Seat se quedaran paralizadas, la fábrica de Seat de Martorell ha vuelto este lunes 27 de abril al trabajo. La reanudación de la actividad se ha hecho con más de 150 medidas de prevención, según fuentes sindicales, para evitar contagios de coronavirus y a un ritmo de producción de algo más del 10% de lo habitual. 

La producción inicial de la primera de las tres fases previstas en la escalada hasta junio es testimonial: 271 vehículos al día frente a los 2.400 que de fabricaban hasta el día 13 de marzo, cuando se tuvo que paralizar la actividad por falta de componentes y empleados. Se han recincorporado unos 3.000 empleados de los más de 7.000 que trabajan habitualmente en un día en las líneas de montaje. 

Las tres líneas de producción de Seat han recuperado la actividad "tal como estaba previsto", según Seat, funcionado a un ritmo equivalente a un tercio de lo que sería habitual para el turno de mañana. En los primeros días, se trata de probar las medidas de prevención y de tomar todas las precauciones posibles para reducir el riesgo de transmisión del virus. A final de junio, la empresa prevé llegar al nivel de producción normal, con lo que la aplicación del ERTE pasará de 9.400 empleados a 6.700 en la segunda fase y a 3.500 en la tercera. 

Medidas de prevención

Las más de 150 medidas de prevención aplicadas empiezan en el domicilio de los empleados, que tienen que hacerse una autoevaluación mediante la app interna de Seat respondiendo si presenta algún síntoma propio de la enfermedad Covid-19 (fiebre, tos, dificultad para respirar y malestar). Si es así, no podrá acudir a su puesto de trabajo.

Los 3.000 empleados que han vuelto a arrancar las líneas de montaje han tenido que pasar un test PCR en los días previos, al igual que lo harán el resto de los trabajadores de la plantilla de Seat, formada por 15.000 personas. 

Además, se recomienda a los operarios que acudan a la fábrica con el uniforme desde su casa para evitar el uso de los vestuarios, en los que se ha limitado el aforo. En los autocares también están separados de sus compañeros por asientos vacíos y dispuestos en diagonal. 

El presidente saluda a los empleados

Al llegar al acceso a la factoría, tienen que pasar varios controles: temperatura, desinfección de manos y entrega de mascarilla. Una ve en la línea de montaje, el efecto del coronavirus es evidente: todos los empleados llevan la boca y la nariz cubiertas con mascarilla e incluso una pantalla facial para los casos en los que hay menos distancia con sus compañeros.

La pandemia ha golpeado a Seat con dos trabajadores fallecidos y un total de 26 contagiados, según informó el presidente de Seat, Carsten Isensee, en una carta enviada a la plantilla el viernes pasado. En ella. aseguraba que el reinicio de la producción se iba a llevar a cabo "de forma progresiva a fin de aplicar las medidas de salud y seguridadnecesarias, como entrega de equipos de protección individual, con el fin de preservar, en primera instancia, y ante todo, la salud y seguridad de todos los que formamos parte de esta familia". Isensee planteaba la reactivación de la planta como una decisión con el fin de "limilitar el efecto económico de la pandemia". "Aunque sea de forma gradual y no seáis todos en un principio, es una gran alegría poder deciros, en nombre del comité ejecutivo y en el mío propio, bienvenidos de nuevo", indica el presidente a la plantilla.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.