Industria

California alecciona a la UE en el control de emisiones de gases

La Comisión Europea vuelve a ser el escenario de interminables debates entre los países más proclives a un sistema de medición más realista

California alecciona a la UE en el control de emisiones de gases

Redacción Coche Global

28.10.2015 09:22h

2 min

La Unión Europea vuelve a estar envuelta en una densa humareda. La del debate sobre el cambio de los test de emisiones de gases de los vehículos diésel. A pesar de la presión pública por el escándalo de los motores trucados de Volkswagen, la Comisión Europea vuelve a ser el escenario de interminables debates entre los países más proclives a un sistema de medición más realista y los que intentan frenar los cambios para no perjudicar a su industria automovilística.  

Esta vez, la batalla se centra en las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx), el polémico causante de la polución en las grandes ciudades, en lugar del dióxido de carbono (CO2), que agrava el efecto invernadero y el cambio climático. Da igual de qué gas se trate o de qué problema se quiera evitar. La máquina europea vuelve a tropezar en la misma piedra de la división política y del juego de los lobis que presionan a sus representantes políticos.

Europa no está aprendiendo nada del dieselgate y no presta atención a la lección que le ha dado el Gobierno de California, que fue el que destapó las fullerías de Volkswagen. Ante el persistente nivel de NOx en California, la agencia medioambiental californiana optó por tirar de la manta y llevar a cabo pruebas dinámicas de vehículos en las que descubrió que los coches de la marca alemana multiplicaban los niveles máximos obtenidos en el test de homologación.

En Europa tenemos el mismo problema de las boinas recurrentes que cubren las grandes urbes por unos niveles altos de NOx. Pero, a diferencia de California, en Europa nos enredamos en discusiones mientras los gobiernos tampoco son capaces de actuar por su cuenta para atacar el origen de una discrepancia conocida desde hace años.

Ante la falta de reflejos de los burócratas europeos y sus jefes políticos, algunas marcas como Peugeot y Citroën han pasado a la ofensiva y han convertido un problema en una oportunidad de tomar ventaja sobre sus competidores. PSA acaba de anunciar que publicará las emisiones de gases en pruebas reales en una decisión que anticipa lo que parece inevitable: las fichas de los coches y la publicidad incluirán, en un futuro no muy lejano, las emisiones de NOx junto a las de CO2 que ya aparecen. Los consumidores tenemos derecho a saber la verdad.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.