Tendencias

Ikea llega al automóvil. Monta tu coche en una hora

10445895384_6a6ed51c6c

10445895384_6a6ed51c6c

Redacción

30.07.2014 08:17h

2 min
En muchas ocasiones, el secreto de las grandes empresas consiste en ideas sencillas. Para Ikea, el paquete plano y los muebles automontables fueron dos de las claves de que la compañía sea hoy un referente en la industria de la decoración. Otros sectores han implantado ideas exitosas como las de Ikea y en otros como el de la fabricación y la venta de automóviles parecía imposible. Hasta ahora. 

Un emprendedor de Macao, Francisco Liu, rodeado de varios ingenieros, técnicos y diseñadores de Italia, han creado el coche que se vende en paquete plano y se monta en una hora. Por 4.680 euros es posible tener un coche eléctrico de dos plazas similar a un buggy con un aire moderno. La empresa se llama OSVehicle y supone una revolución en el sector en todos los sentidos, tanto por el diseño del vehículo, su producción y su comercialización. 


El diseño es de código abierto, es decir, que todo el mundo tiene acceso a las especificaciones técnicas que todos los fabricantes guardan en secreto celosamente. Desde la página web de OSVehicle es posible descargar los planos de las piezas del coche y proponer modificaciones para tunear el vehículo. Una vez se ha concretado el diseño, la producción se lleva a cabo mediante impresoras 3D o con métodos digitales. A continuación, el coche se envía al cliente en un paquete plano que reduce el volumen y facilita el transporte con las instrucciones para llevar a cabo su montaje en un tiempo aproximado de una hora. El récord está en 42 minutos. 

A simple vista, OSVehicle plantea una revolución demasiado radical para que los fabricantes de automóviles se queden de brazos caídos. La nueva compañía no tendrá ninguna ayuda por parte de la industria convencional, que pude interpretar el nuevo proyecto como una amenaza potencial. Por otra parte, aunque la firma asegura que cuenta con las certificaciones de seguridad necesarias para vender sus vehículos, habrá que ver si las administraciones de cada país facilitan su actividad o ponen palos a las ruedas argumentando problemas de seguridad. 

Por último, el montaje de un vehículo por simple que sea para un ingeniero puede convertirse en un propósito imposible para un cliente que ya tiene dificultades para armar un armario de Ikea. Con independencia de estas dudas, el proyecto de OSVehicle es interesante como ensayo pionero de una nueva dirección para la industria automovilística que habrá que seguir con atención.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.