Eventos

GP de Gran Bretaña: un rayo de entretenimiento entre aburrimiento

El espectáculo de la última vuelta de Hamilton a tres ruedas nos asusta más que nos gusta, por lo peligroso de la situación

Hamilton celebra su victoria en Silverstone

Hamilton celebra su victoria en Silverstone

María Morales Rodrigo

05.08.2020 00:00h

3 min

Lewis Hamilton acabó ganando en el GP de Gran Bretaña de F1 con sólo tres ruedas. Lo que podría ser un magnífico titular no deja de ser una mera anécdota en una carrera que, por otra parte, careció de ellas: ni anécdotas, ni emoción, ni entretenimiento.

Y esta situación, un Hamilton y una Mercedes que son capaces de ganar al resto a tres ruedas, es aún más desoladora que el panorama que vimos durante el GP de Gran Bretaña.

Pero el dominio aplastante de Mercedes no arredra a los chicos del Podcast Técnica Fórmula 1, que saben sacar de todas las situaciones, carreras y pilotos, por aburridas que las carreras sean, todo el potencial y el entretenimiento. Y en los dos podcast de esta semana exprimen como un limón la primera carrera de este año en Silverstone.

No sólo de Hamilton vive el aficionado

Es verdad, tiene mucha suerte. Pero nadie puede negar que el piloto británico tiene un talento espectacular, que le ha convertido, con diferencia, en el mejor de su generación y va camino de convertirle en el mejor de la historia.

Sin embargo, también vimos brillar - con un terrible y poco merecido final de carrera - los talentos de Bottas y Sainz. El primero un poco flojo con su compañero en la salida (Bottas había salido mejor que Hamilton, pero fue muy suave con el británico y perdió su carrera en la primera curva). El segundo hizo una carrera espectacular, con una salida aún más espectacular… pero los Pirelli le aguaron la fiesta.

Por último, obligatorio mencionar la vuelta de Hülkenberg a la F1, sustituyendo a su antiguo compañero, Sergio Pérez, en el Racing Point, por positivo del mexicano en COVID-19. Aún así, y pese a los tremendos esfuerzos realizados por el alemán para estar a la altura, al final no pudo tomar la salida, pues el equipo no fue capaz de arrancar la unidad de potencia de su coche.

Antes de la carrera, la clasificación

Y es que si la carrera es la que da puntos, la clasificación nos deja ver cosas más que interesantes sobre equipos y pilotos. No es lo mismo el rendimiento (y la presión soportada) en carrera que a una vuelta.

Destacar la pole de Hamilton. Si su compañero, Valtteri Bottas, había estado muy bien todo el fin de semana, incluso llegó a superar en Q2 al británico en 3 décimas, a la hora de la verdad, en Q3, Hamilton se la devolvió, siendo 3 décimas más rápido que el finlandés y consiguiendo la pole en su GP de casa.

Repetimos, no sólo de Mercedes vive el aficionado, así que digno de mención también el estupendo trabajo de Verstappen para Red Bull - si no hubieran parado para ir a por la vuelta rápida hubieran ganado la carrera - y de Charles Leclerc, que finalmente, con un coche que no da la talla, subió al último escalón del podio.

Y es que el caso de Ferrari ya no sabemos si da rabia, pena o (incluso) risa. Leclerc clasificó 4º y Vettel 10º. El alemán se quedó, gracias a los desastres de Bottas y Sainz, con el último punto de la carrera, que si no, ni eso. ¿Se ha olvidado de pilotar? ¿O es que Ferrari se está centrando en el que ya considera su “primer piloto”? 

Al final, sea cual sea la razón, el espectáculo que dio la Scuderia fue lamentable, sólo salvado por un Leclerc que, si bien no tiene un coche a la altura y aprovechó los problemas de otros pilotos, demostró que se consigue mucho con la constancia: no es la primera vez que le vemos “siempre ahí” y al final recoge su trofeo.

Hoy destacamos