Eventos

Un escrache en el Salón del Automóvil de Bruselas acaba con 185 detenidos

Manifestantes del grupo ecologista Extinction Rebellion se cuelan en la feria y hacen pintadas en coches

Protesta ecologista en el Salon de Bruselas / EXTINCTION REBELLION

Protesta ecologista en el Salon de Bruselas / EXTINCTION REBELLION

Ángel González

20.01.2020 11:29h

3 min

El Salón del Automóvil de Bruselas ha tenido un final bastante agitado. Un numeroso grupo de activistas ecologistas se coló en el salón el sábado pasado y llevó a cabo un escrache contra fabricantes de automóviles y petroleras que acabó con 185 detenciones. Numerosos coches expuestos en el salón, muchos de ellos eléctricos e híbridos, acabaron con pintadas que acusan al sector del del automóvil de "matar" a ciudadanos con la contaminación que provocan.

La "acción masiva de desobediencia civil" fue etiquetada por la organización convocante como "Salón de las Mentiras" con el objetivo de denunciar el "empeoramiento de la industria del automóvil de la crisis climática y ecológica", según explica Extinction Rebellion de Bélgica en su cuenta de Facebook. Participaron en en la protesta 250 "rebeldes" que llevaron a cabo acciones simultáneas en varios puntos del salón.

"El objetivo de esta acción de desobediencia civil masiva era empoderar a las personas, comunidades y gobiernos para resistirse a la presión de la industria, llamar la atención sobre sus mentiras, y fomentar un modelo de movilidad ecológicamente sostenible y socialmente justa", manifiesta el grupo ecologista. "La industria del automóvil -continúa- ha desempeñado un papel clave en la exacerbación del calentamiento global y el desglose ecológico, mientras que lava su propia imagen". 

Protestas ecologistas contra la automoción

El escrache masivo incluyó acciones para colgar una pancarta a la entrada del evento, pintadas en coches que apelan a un giro ecologista, lanzar pintura roja simulando la sangre y la distribución de pasquines entre los visitantes del salón. La protesta acabó con una 'performance' que simuló una "misa" en la que los manifestantes fingen su muerte tumbándose en el suelo junto a los coches expuestos. Poco después, la policía practicó las detenciones masivas de los que participaron en el escrache.  

La organización ha criticado a los que quieren limitar la movilidad con imposiciones y amenazas y ha calificado de "anécdota" la protesta en un salón que ha recibido 500.000 visitantes. "Los 200 manifestantes presentes este sábado son para mí algo anecdótico frente a los más de 500.000 visitantes apasionados e interesados ​​en automóviles, motocicletas y movilidad en el sentido amplio que se unió a nosotros durante nuestros 10 días de apertura", indicó Pierre Lalmand, director del salón, mediante un comunicado. Algunos de los coches que recibieron las pintadas de los ecologistas son las nuevas versiones eléctricas e híbridas que forman parte de la oferta de vehículos sin emisiones o menos contaminantes.

Los salones del automóvil se están convirtiendo cada vez más en el blanco de grupos ecologistas. Unos meses antes, el Salón de Frankfurt también sufrió la protesta ecologista con activistas que se acercaron a pocos metros de la cancillera Angela Merkel y que fueron placados por la policía. 

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.