Eventos

Hamilton suma 90 victorias en la fiesta de los 1.000 GP de Ferrari

El Podcast Técnica Fórmula 1 analiza la carrera de Mugello, con otro doblete de Mercedes y la 'scuderia' hundida en un hoyo

Lewis Hamilton celebra en el GP de F1 de Mugello / EFE / EPA / LUCA BRUNO

Lewis Hamilton celebra en el GP de F1 de Mugello / EFE / EPA / LUCA BRUNO

María Morales Rodrigo

16.09.2020 23:30h

4 min

El Gran Premio de F1 de la Toscana, celebrado en Mugello el pasado fin de semana, conmemoraba el milésimo Gran Premio en el que el equipo Ferrari participaba. Pero lejos de ser una fiesta para ellos, volvió a serlo para Hamilton.

En los dos episodios de esta semana, el equipo del Podcast Técnica Fórmula 1 (compuesto por Ignacio Psijas, Abel Caro, Iván Fernández y Raúl Molina) analiza la novena carrera de la temporada, que volvió a ser predecible, aburrida por momentos. Sin embargo, espectáculo, lo que se dice espectáculo, sí que hubo.

Durante la carrera vimos aparecer dos banderas rojas (con sus correspondientes salidas en parado), un accidente que nos puso los pelos de punta - y del que todos salieron indemnes, afortunadamente - y, una vez más, una victoria de Hamilton, un Bottas que no le aguanta y un nuevo doblete de Mercedes.

Bottas, un destello fugaz

Hamilton salía desde la pole. Su compañero había estado cerca el sábado, pero, una vez más, se quedaba a pocas milésimas, siempre por detrás. Sin embargo, en la salida, Hamilton falló y Bottas hizo una salida espectacular. Y consiguió mantener la posición. Todo iba muy bien hasta la primera (y la segunda) bandera roja. Bottas ahí ya no pudo con su compañero y volvimos a ver más de lo mismo.

Cierto que de otra manera hubiéramos vuelto a ver ganar a los Mercedes, hubieran vuelto a ocupar las dos primeras posiciones, pero al menos alguien le plantaría cara al campeón británico. Pero, una vez más, no pudo ser.

La realidad es que Mercedes está a años luz del resto de equipos, de todos. Y cierto que Bottas es un piloto rápido y sólido, que no suele fallar en colocar el coche en segunda posición. Está claro que esta publicidad para la marca es espectacular. 

Pero, por otro lado, esta situación es fatídica para la Fórmula 1 y su afición. Como nos dirá Raúl Molina en el primer episodio de forma más que acertada: “El beneficio particular destruye el beneficio colectivo, cuando uno lo quiere todo para sí y nada para los demás”. Espero que el mal no afecte los cimientos del deporte.

Ferrari, en un hoyo

La otra escudería protagonista del fin de semana, Ferrari, que cumplía su Gran Premio 1.000 en la Fórmula 1 y había decidido celebrarlo en Mugello, su circuito propio, dejó constancia de su estado, muy bien definido por Camilleri: “Estamos en un hoyo”. Lamentablemente, no les va a ser fácil salir.

Tan sólo añadir que, en la clasificación de constructores están en la sexta posición, con 66 puntos, por detrás de Mercedes, Red Bull, Mclaren, Racing Point y Renault. Y tienen al equipo Alpha Tauri a menos de 15 puntos. Y sus pilotos están en las posiciones 8ª (Leclerc) y 13ª (Vettel).

El coche de este año no da para más, y eso que Leclerc, en Mugello, llegó a clasificar en 5ª posición, demostrando la calidad individual que tiene. Una clasificación con sorpresas, como que Norris se quedara fuera de Q3 por primera vez en esta temporada.

Una salida muy sucia

Como hemos comentado más arriba, la salida de Bottas fue muy buena y la de Hamilton, no. El finlandés nos iluminaba con un rayo de esperanza (de que la carrera no volviera a ser un tostón). Sin embargo, ya en la salida vimos un coche de seguridad.

Hubo un toque entre Giovinazzi y Gasly. Se generó el caos. Verstappen se quedó fuera de la carrera (su motor falló tras una excelente salida). Sainz hizo un trompo. Vettel no pudo esquivar a Sainz y, durante el coche de seguridad, tuvo que cambiar el alerón delantero.

Una salida que podía haber dado (algo) de emoción a la carrera, una emoción que, finalmente, se esfumó. Pero no sería la única salida de la carrera, tras la marcha del coche de seguridad, en la vuelta número 7, se relanza la carrera y… SE PROVOCA OTRO COCHE DE SEGURIDAD (y otra bandera roja).

El problema es que, hasta la línea de coche de seguridad, Bottas estuvo haciendo 'waving'. Sin embargo, dado que esa línea es meta desde 2019, algunos habían empezado a acelerar antes.

El resultado fue que Giovinazzi se llevó por delante, a casi 300 km/h, a Magnussen. Y Sainz se llevó por delante a Giovinazzi, al no poder esquivar el caos. En suma, otros 4 coches fuera de la carrera: Giovinazzi, Magnussen, Sainz y Latiffi. Y una bandera roja.

La primera de la carrera, pero no sería la última.

Hoy destacamos