Industria

Volkswagen quiere aumentar un 30% la productividad

La principal marca del grupo alemán advierte de que la crisis de los motores frena su rentabilidad

Fábrica de Volkswagen en Wolfsburg

Fábrica de Volkswagen en Wolfsburg

Redacción Coche Global

06.11.2018 13:59h

2 min

La marca Volkswagen redujo su beneficio de explotación en un 6,9% de enero a septiembre debido a los costes derivados de la crisis de la homologación de los motores y las compensaciones a propietarios de coches diésel. La compañía se ha fijado como objetivo una mejora de la productividad de sus fábricas del 30% hasta 2025 como forma para mejorar su rentabilidad.

El beneficio operativo de la marca Volkswagen se ha reducido de 2.504 millones de euros en los tres primeros trimestres de 2017 a 2.330 millones en le mismo periodo de este ejercicio. En cambio, las ventas de vehículos ascendieron a 4,6 millones de vehículos, un 2,9% más, según los datos aportados por la firma en un comunicado. Los ingresos subieron un 7,3% y llegaron a 62.508 millones.

El margen de rentbilidad sobre los ingresos bajó del 4,3% al 3,7% debido, según Volkswagen, al impacto de la entrada en vigor del nuevo test de emisiones de gases y consumo WLTP y a unos gastos extraordinarios de 1.600 millones por los incentivos económicos que concede por el cambio de un coche diésel viejo por otro nuevo.

La marca Volkswagen ha sido una de las más afectadas del grupo alemán por la escasez de motores con la nueva homologación WLTP. El consorcio Volkswagen registró una mejora acumulada del beneficio en nueve meses del 24% a pesar de un retroceso en el tercer trimestre. En cambio, Seat logró un incremento del beneficio operativo del 54%.

 “La evolución de las ventas y el crecimiento durante los primeros nueve meses ha sido satisfactorio. Todavía tenemos que mejorar nuestro rendimiento operativo. Seguimos trabajando de una manera altamente disciplinada para hacer que Volkswagen sea aún más competitiva", ha afirmado Ralf Brandstätter, director de operaciones de la marca.

La firma Volkswagen Passanger Cars ha confirmado sus previsiones de cierre de 2018 con un aumento de los ingresos por ventas del 10%, aunque ha advertido de que la rentabilidad anunciada entre el 4% y el 5% se situará en extremo inferior de la horquilla debido a la crisis de los motores y a los gastos del plan Renove del diésel.

Para mejorar los márgenes reducidos de rentabilidad, Volkswagen tiene en marcha el plan Transform 2025 y ve un potencial elevado de mejora en el ámbito de la producción. La marca pretende mejorar la productividad de sus factorías en todo el mundo en un 30% hasta 2025. Una parte importante de la mejora se conseguirá con el lanzamiento de nuevos modelos SUV hasta conseguir que la mitad de la gama correspondan a todocaminos.

La planta de Volkswagen de Navarra ha empezado la fase previa a la producción en serie del nuevo SUV pequeño T-Cross, el segundo modelo que se suma al Polo en la factoría y que permitirá contratar a 1.100 empleados.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.