Tendencias

Port Aventura ficha a James Bond

v12-vantage-roadster

v12-vantage-roadster

Redacción

11.12.2012 23:28h

2 min
Epi, Blas y el pájaro loco tienen compañía en Port Aventura. El propietario del parque de atracciones acaba de fichar al agente 007, que llegará a Tarragona en un flamante Aston Martin.


La familia italiana Bonomi ha decidido gastarse una parte de las ganancias obtenidas con la venta de Ducati a Audi en abril pasado en la compra de un paquete accionarial del 37,5% del fabricante británico de coches superdeportivos al fondo de inversión kuwaití Investments Dar. Será más que suficiente para controlar la centenaria marca utilizada por James Bond en sus persecuciones de villanos.

Hagamos cuentas. Investindustrial, el hólding inversor de la familia italiana, ha triplicado su inversión en Ducati, por la que logró 860 millones de euros abonados por el grupo Volkswagen para satisfacer la obsesión de su alma mater, Ferdinand Piëch, por tener una moto deportiva en su garaje. A esa venta hay que añadir las de las filiales de recogida de residuos Conteneur y de Permasteelisa. 

Después de hacer caja. los Bonomi salieron al mercado y decidieron comprar el 50% que no poseían todavía en Port Aventura a Criteria CaixaBanc por 105 millones a principios de noviembre. Un mes más tarde, Investindustrial ganó la pugna internacional por una participación de control en Aston Martin por 150 millones de libras esterlinas (185,8 millones de euros).

En el consejo de administración de Aston Martin se sentarán los hombres de Andrea Bonomi, los de Adnan Al-Musallam (presidente de Investment Dar) y los de David Richards como abanderado de inversores británicos y de EEUU. La reacción de los representantes de los 1.600 empleados del fabricante británico ha sido más bien fría debido a que preferían algún socio industrial del sector del automóvil con experiencia y capacidad de sinergias. 

Aislamiento industrial

Aston Martin ha logrado una nueva inyección de capital mediante la ampliación suscrita por Bonomi para sufragar una inversión prevista de 619 millones de euros en los cinco años, pero sigue aislado industrialmente en su reto de ampliar la gama de vehículos y renovar sus motores. Para ese cometido también se postuló la marca india Mahindra, que fue desbancada por los italianos. 

Pero es probable que este no sea el capítulo final puesto que Investindustrial ha puesto el ojo en la marca italiana Alfa Romeo, propiedad de Fiat. Los Bonomi disponen todavía de músculo financiero para pujar por Alfa Romeo en el momento en que Sergio Marchionne dé el visto bueno a su venta para hacer caja, pero tendrá que competir con Wolkswagen, que también ha manifestado su interés por ella.  

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.