Tendencias

Las marcas extranjeras se maquillan en China

Los stands de General Motors, Nissan, Honda y Ford han crecido en esta edición del Salón del Automóvil de Shanghai

Ford Escort Concept

Ford Escort Concept

Redacción Coche Global

22.04.2013 09:45h

2 min

El futuro se decide en buena parte en China. En el automóvil, esa máxima es todavía más cierta como se puede comprobar estos días en el Salón del Automóvil de Shanghai. La avalancha de modelos de marcas occidentales que acuden a la mina de oro china ha puesto en alerta al Gobierno del gigante asiático, que quiere fortalecer las enseñas locales.

Fruto de esas presiones y de una estrategia de marketing para expandirse en nuevos nichos de mercado, se está produciendo una tendencia al local branding por parte de los fabricantes extranjeros. Los grandes grupos europeos, japoneses y estadounidenses ya tienen o tendrán en poco tiempo marcas exclusivas para China con las que intentan vender modelos más asequibles y básicos con otros escudos inventados para la ocasión y para dejar a salvo el prestigio de las marcas originales.

Los stands de General Motors, Nissan, Honda y Ford han crecido en esta edición del Salón del Automóvil de Shanghai con la incorporación de sus nuevas marcas chinas. El gigante GM ha crecido con la incorporación de la marca Baojun creada conjuntamente con su socio chino SAIC. Las japonesas también están explorando el camino de crear marcas filiales, con Everus y Climo impulsadas por Honda junto con GAC y Dongfenf, y Venucia en la órbita de Nissan y Dongfeng. Volkswagen también ha anunciado la creación de una enseña específica para el mercado chino.

Con estas iniciativas, el Gobierno chino y las marcas pretenden obtener beneficios políticos y económicos. Por un lado, el maquillaje de las nuevas marcas chinas con capital extranjero permitirá suavizar algo una cuota de mercado de dos tercios en manos de los fabricantes foráneos, aunque sea en plantas de producción ubicadas en el país asiático. Por otro lado, las nuevas submarcas permitirán a los fabricantes occidentales ampliar de facto su cuota de mercado y entrar en nuevos segmentos en los que los productores 100% chinos son mucho más fuertes al ser turismos mucho más baratos y con un equipamiento básico.

En esta estrategia se incluye también el lanzamiento de modelos exclusivos para China, que en muchos casos son revivals de turismos desfasados en los países occidentales o que llevan ya décadas enterrados. Un ejemplo es el concept car del nuevo Escort, con el que Ford quiere dejar huella en el segmento de mercado de las berlinas compactas sin grandes pretensiones tecnológicas.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.