Tendencias

Coches conectados y enfrentados en el Mobile

IMG_20170228_143918_021

IMG_20170228_143918_021

Redacción

01.03.2017 11:02h

2 min
El coche conectado y autónomo ha conquistado un espacio importante en el mundo móvil del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona. Los fabricantes de automóviles intentan no quedarse descolgados de una tendencia transversal en la que participan nuevos actores que tienen la sartén por el mango en algunos aspectos clave de la nueva movilidad. El coche conectado nace también con múltiples enfrentamientos entre empresas e intereses. Separados por pocos metros, fabricantes de coches, operadoras de telefonía y proveedores de componentes y de 'software' e inteligencia artificial comparten pabellones en el recinto de la feria de L'Hospitalet donde tiene lugar el MWC. Bajo una aparente concordia y una coincidencia virtual en el impulso al coche conectado, subyacen discrepancias que pueden frenar el desarrollo de un profundo cambio en los automóviles. Si el coche está conectado y consume datos, ¿cómo se pagan y gestionan?
¿QUIÉN PAGA LOS DATOS DEL COCHE?
Durante el MWC de Barcelona, Ford ha anunciado un nuevo paso en su alianza con Vodafone para mejorar la conectividad de sus coches equipándolos con un 'router' para ofrecer wifi con conexión a internet a los pasajeros y al propio vehículo. DSC_1482Pero hay letra pequeña. "Para poder disfrutar de la función de hotspot wifi, un vehículo Ford de 2018 debe estar equipado con el hardware adecuado y deberá contratar un plan de datos inalámbrico", indica la compañía en una nota al pie de la nota de prensa enviada.
OPERADORAS DE TELEFONÍA RETICENTES
El caso de Ford es un ejemplo de los problemas con los que se encuentra la implantación del coche conectado. Se puede dar el caso de que el conductor pague una cuota de datos por el coche y otra en su teléfono móvil. Un número creciente de fabricantes y proveedores defienden que haya una tarjeta SIM blanca o neutra que se pueda asociar con el plan de datos del operador de un móvil de forma inmediata y sin trámites de portabilidad. Con esa medida, se abarataría y se agilizaría la conexión a internet de los coches. Pero esa propuesta choca con los intereses de las operadoras de telefonía, que quieren mantener el control de un negocio al alza.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.