Mercado

Subida de tensión en los coches eléctricos

IAA_2013-9610

IAA_2013-9610

Redacción

11.09.2013 22:19h

2 min
SALÓN DEL AUTOMÓVIL DE FRANKFURT

El Salón del Automóvil de Frankfurt ha sufrido una subida de la tensión eléctrica que ha dejado los plomos al rojo vivo. Los chispazos iban del pabellón número tres al ocho y viceversa, es decir, entre los grupos Volkswagen y Renault-Nissan. Este último reivindica su papel de pionero en la electrificación del mercado automovilístico mientras que el gigante alemán tacha a sus competidores de poco menos que charlatanes irreflexivos.

Martin Winterkorn aprovechó la presencia de miles de periodistas convocados en el acto central del grupo Volkswagen en Frankfurt para completar la conversión a regañadientes de la multinacional a la fe eléctrica y para cargar contra algunos apósteles de las baterías. "Mientras otras compañías se dedicaban a hablar, nosotros hemos trabajado de forma seria en el lanzamiento de modelos eléctricos", dijo Winterkorn en un aldabonazo que iba dirigido a su colega de Renault-Nissan Carlos Ghosn.

Uno de los coches eléctricos del salón. IAA

En el otro extremo de la feria de la ciudad alemana, Ghosn presumía de su experiencia acumulada gracias a su carácter pionero con el lanzamiento del Leaf, su primer vehículo eléctrico, al que han seguido otros como el Twizy y el Zoe. En total, el grupo ha vendido ya más de 100.000 coches eléctricos.


Volkswagen, que compagina el nuevo impulso eléctrico con su devoción por los motores diésel, no se ha prestado a copiar el modelo de negocio del grupo franco-japonés, sino que ha puesto en marcha su propio sistema. "Hemos llevado la movilidad eléctrica al corazón del grupo y nuestra gama, no hacemos modelos nicho", destacó Winterkorn. 


Por eso, han empezado por electrificar un Golf, un Up, un Audi A3 y un Porsche. Son los primeros pasos en una ofensiva que puede llegar a 40 modelos hasta el 2018 "si hay demanda", aclaró el máximo directivo del grupo. Por eso también, todas las fábricas podrán producir modelos eléctricos junto a los convencionales, en lugar de especializar algunas plantas en los nuevos vehículos como hace Renault-Nissan. 

Prudencia y mente fría de los alemanes frente al ímpetu visionario de franceses y japoneses. Cruz de navajas por captar a los nuevos ecoconductores.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.