Mercado

Seat deshereda al viejo Altea

Altea

Altea

Redacción

19.03.2014 05:00h

2 min
El retraso en la nueva generación del Seat Altea no era casual. Acabamos de conocer la confirmación oficial por parte de la marca de que el monovolumen no tendrá sustituto. Aunque se sigue produciendo, es de prever que irá languideciendo como todos los modelos viejos que agotan su vida comercial.


Imagen promocional del Altea. SEAT

En el Salón del Automóvil de Frankfurt de 2013, la compañía anunciaba una inversión de 582 millones en el Altea, un modelo calificado de "vehículo estrella" que "inaugura la nueva era de Seat", según las palabras del entonces presidente de la compañía, Andreas Schleef. Efectivamente, a partir del Altea fueron apareciendo en el mercado el malogrado Toledo, el León, el Altea XL y Altea Freetrack.


Nuevos Altea para la Guardia Urbana. SEAT
Vehículos para la Ertzaintza. SEAT
El último vestigio de esa era se acaba de quedar sin heredero al asegurar el presidente del consejo de administración de Seat y miembro de la dirección del grupo Volkswagen, Francisco Javier García Sanz, que no habrá sustituto del Altea justo cuando cumple sus 10 años de vida. «El mercado ha cambiado, los gustos de los consumidores también y surgen nuevos segmentos», destacó García Sanz en sintonía con su jefe, el presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn, que avanzaba que la prioridad del grupo son ahora los SUV y no los monovolúmenes, cuyas ventas están estancadas. 

Las declaraciones de García Sanz han desvelado una decisión que el presidente de Seat, Jürgen Stackmann, se negaba a desvelar y se limitaba a decir que estaba muy satisfecho del Altea porque mantenía unas ventas considerables, cerca de 30.000 unidades al año, a pesar de su veteranía.


Un Freetrack para la Cruz Roja. SEAT
Flota de la Policía Local de Madrid. SEAT

Durante sus 10 años de andadura, el Altea no se ha caracterizado nunca por ser un coche de ventas masivas ya que siempre ha estado a mucha distancia del Ibiza y el León. La marca intentó mejorar su volumen de matriculaciones ofreciéndolo como vehículo para flotas de empresas públicas y privadas, administraciones, policías y taxistas. Hemos visto el Altea en múltiples variantes en la Guardia Urbana de Barcelona, la policía local de Madrid y de otros muchos municipios, la Cruz Roja, los Mossos, la Ertzaintza. 

Con su fecha de caducidad ya a la vista, el Altea puede convertirse en un vecino incómodo de la nueva era de Seat si el aumento de las ventas del nuevo León hace necesario utilizar más capacidad de producción de la línea de ensamblaje que comparte con el viejo monovolumen. 

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.