Mercado

Por fin se acabó el 'stop-start' del Pive

PiveHyundai

PiveHyundai

Redacción

15.01.2014 10:07h

2 min
Un anuncio de Hyundai destaca, con una imagen y un tono épico, que la marca alarga las ayudas del plan Pive. "¿Qué sería de nosotros sin las prórrogas?", se pregunta el fabricante en una frase que sintetiza lo que había pasado hasta ahora en el mercado automovilístico español, que se había instalado en un efecto stop-start por la puesta en marcha de un plan Pive que se agota a los pocos meses y al que sucede otro plan después de un parón de unas semanas.



El Pive 5 puede acabar con ese efecto de planes interruptus que distorsionaba el mercado por los frenazos y los tirones en las ventas que provocaba. Las marcas, en su afán por colocar el máximo número posible de vehículos, jugaba con la psicología de los consumidores y con la angustia de quedarse sin los 2.000 euros de las ayudas por la renovación del coche. Al mismo tiempo, las mismas marcas se veían obligadas a cubrir los periodos sin Pive con campañas como la de Hyundai asumiendo los 1.000 euros que corresponden al Gobierno.

Demasiados vaivenes. Los vendedores y las marcas habían advertido al Gobierno de que el constante arranque y parón iba contra uno de los efectos más importantes y al mismo tiempo más delicados del Pive: generar confianza en los consumidores. Y el Gobierno ha hecho caso al lobby del automóvil español fruto de la luna de miel que vive el sector con la Administración y ha fusionado 2,3 planes Pive anteriores en un solo por valor de 175 millones. 

La mayor dotación del Pive 5, que sucede a cuatro anteriores que sumaron 385 millones, dará estabilidad al mercado, al menos hasta después del verano, como mucho octubre, cuando se espera que haya mejorado algo el consumo interno, según destaca la Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos (Ancove), que lamenta la exclusión de las ayudas de los coches seminuevos de hasta dos años.

¿Agotamiento en octubre o antes?

Al mismo tiempo, esa mayor estabilidad obligará a las marcas a adaptar sus promociones y su marketing a un nuevo entorno en el que no podrán explotar comercialmente los parones del Pive. La incógnita es si las previsiones del sector de que haya subvención hasta octubre quedarán superadas por la realidad y se agotará antes de los previsto. 

Si se produce eso, será el momento para plantearse la continuidad del dopaje a fabricantes y concesionarios porque, tal como admite Faconauto, se está produciendo una "franca mejoría" de sus cuentas. En todo caso, no parece que el Gobierno, que también saca tajada del Pive con más recaudación fiscal y ahorro de prestaciones de paro, tome una decisión que vaya contra las grandes multinacionales del automóvil en un momento en que se han convertido en un motor para sacar a España de la crisis.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.