Mercado

El Pive (NO) se acaba

Las ventas en octubre serán especialmente altas gracias, entre otros motivos, al efecto miedo que intentaban inocular los fabricantes con sus spots

Venta de un coche en un concesionario de Seat

Venta de un coche en un concesionario de Seat

Redacción Coche Global

21.10.2013 05:30h

2 min

Ha vuelto a suceder. En las últimas semanas antes de que se agotaran las ayudas públicas del plan Pive, las marcas de coches han explotado comercialmente el miedo a perder la subvención con campañas que advertían a los consumidores que el Pive se acaba. Pues como pasó con los anteriores planes, no se acaba.

¿Es lícito y ético que los departamentos de marketing de las marcas de coches y sus agencias publicitarias manipulen de esa manera a los consumidores? En sentido estricto, puede considerarse publicidad engañosa porque los anuncios se basan en un espejismo o en una verdad a medias siendo políticamente correctos. Es cierto que el plan Pive 3 se estaba agotando, pero también es cierto que los máximos directivos de las marcas sabían que habría Pive 4 y que Mariano Rajoy cumpliría su palabra.

Al final, las ventas en octubre serán especialmente altas gracias, entre otros motivos, al efecto miedo que intentaban inocular los fabricantes con sus spots. "El Pive se acaba", "los últimos días del Pive 3" o "no dejes pasar el Pive 3" son algunos de los eslóganes repetidos en los spots de television, prensa e internet.

Pero esta práctica comercial tiene poco recorrido. El cuento del pastor mentiroso se cumple aunque solo sea por cansancio ante la repetición del aviso de que viene el lobo. Los consumidores se están acostumbrando a las subvenciones de forma continuada y confían en que, si el Gobierno deja de darlas, las marcas y concesionarios asumirían esos 1.000 euros.

Porque el principal punto fuerte de los planes Pive consiste en el efecto generador de confianza y optimismo más que la cantidad económica que se descuenta al comprador. Un ejemplo: después de apelar al fin del Pive 3, Ford se publicita en su web con el lema de "Pive 3, 4 o 14. Da igual. Ninguno supera el de Ford".

Montoro, el hueso duro

Fue significativo el silencio oficial de las asociaciones de empresarios del sector del automóvil (Anfac, Faconauto, Ganvam) en los días previos a que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se diera en baño de popularidad para lavar su fama de hueso duro con la automoción en una jornada convocada por los fabricantes.

A la espera de conocer los detalles del Pive 4, el Gobierno parece que optará por fusionar el plan de ayuda a los compradores de turismos con el Pima Aire para furgonetas y camiones. De los 70 millones que tendrá, unos 20 provendrán del presupuesto del Pima Aire que todavía estaba sin gastar. Se trata de un recurso propio de un Gobierno que no es capaz de dejar atrás la austeritis y que puede ir en detrimento de los incentivos para reactivar las ventas de vehículos comerciales.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.