Mercado

La pandemia altera la logística de la automoción

Los vehículos transportados se redujeron en 2020 en un millón de unidades, un 18%, pero el camión y el tren ganaron cuota al barco

Megacamión para transportar coches de Seat

Megacamión para transportar coches de Seat

Toni Fuentes

21.10.2021 12:53h

4 min

El año de la pandemia también impactó en la logística del sector de automoción y alteró las tendencias. Aunque la vía marítima sigue concentrando la mayor parte de vehículos transportados, fue la que sufrió más la caída global de la cifra de coches transportados, que se redujo un 18% con un millón menos de automóviles, según el informe sobre logística de 2020 presentado por Anfac.  

El sector español del automóvil transportó un total de 4,48 millones de vehículos durante el año pasado. De esa cantidad, el 44,3% se movió a través de transporte marítimo, que bajó su cuota de mercado del 45,3% en 2019, mientras que el 41,4% se trasladó por carretera (40,9% en 2019) y el 14,3% en tren (13,7% el año pasado).

Los puertos españoles canalizaron el transporte de 2,15 millones de vehículos a lo largo del pasado ejercicio, una disminución del 24,3% respecto a los datos de un año antes.

La carretera gana

En cambio, el transporte por carretera registró 1,85 millones de vehículos, lo que representa una caída del 17,8% en comparación con el año anterior, cuando se desplazaron 2,25 millones de unidades. La caída del número de vehículos transportados se centró en el mercado nacional. El transporte de vehículos en España se recortó un 27,7% en 2020, con 1,05 millones de unidades, y el internacional subió un 0,5%, hasta 705.614 unidades. Para ello se utilizaron 237.047 camiones, un 19% menos.

En cuanto al transporte ferroviario de vehículos experimentó una disminución del 15,5% en la comparativa interanual, hasta 639.629 vehículos. La vía ferroviaria también se utilizó el año pasado para transportar 195.274 toneladas de componentes, lo que representa una bajada del 56,9%. Además, se utilizaron 3.406 trenes para el transporte de vehículos el año pasado, un 13,6% menos, y 1.537 trenes para el de componentes, un 28,6% menos.

Anfac atribuye la ganancia de cuota del transporte de vehículos por carretera y ferroviario a que son "más flexibles y con menos restricción a la circulación" en el año de la pandemia, por lo que considera el dato del año pasado como "algo circunstancial y específico de la situación de 2020".

Excepción logística en 2020

La directora del área Económica y Logística de Anfac, Aránzazu Mur, destacó que 2020 fue un año con "muchas dificultades" por la parada durante tres meses de las fábricas y los problemas de movilidad, que redujo el número de vehículos transportados. "Todos los modos de transporte han reducido los volúmenes, aunque unos más que otros. El marítimo tuvo una caída de los volúmenes algo más intensa que el resto de los modos de transporte, lo que se ha reflejado una caída de su cuota en favor de la carretera y el ferrocarril", indicó Mur, aunque apuntó que esto no representa una tendencia, sino que en los próximos años el marítimo recuperará sus cuotas habituales.

Las empresas que han participado en el sondeo de valoración de la logística han mostrado su preocupación sobre las garantías para el transporte y que esté dimensionado adecuadamente con la recuperación económica. Ademas, consideran que se necesitan mejoras en la conectividad de los puertos y en la intermodalidad del transporte, la adaptación a las nuevas tecnologías, más formación del personal para reducir al máximo las incidencias y estar preparados para los nuevos vehículos.

Retos del Gobierno

El director general de Anfac, José López-Tafall, explicó que esta fuerte reducción en el transporte de vehículos se debe a la crisis económica y a la caída de la actividad provocadas por la pandemia del coronavirus.

La secretaria general de Transportes y Movilidad, María José Rallo, ha advertido que está por ver si las tensiones que sufre la logística internacional con fuertes subidas en el precio de los fletes maritimos, por ejemplo, serán de carcácter coyuntural o estructural.

Rallo se marcó como retos la mejora de la burocracia y los trámites aduaneros, digitalizar la intermovilidad con la plataforma Simple con trazabilidad del transporte, el plan Impulsa para transporte por carretera para mejorar la sostenibilidad ambiental, económica y social con "un conjunto equilibrado de medidas donde todos los actores de la cadena logística ganen". En transporte ferroviario, que ha calificado de residual en España con la excepción de los vehículos y sus componentes, aseguróque "hay voluntad y las condiciones para incrementarlo desde un punto de vista pragmático para solventar los problemas que lo dificultan y con inversión en infraestructura". 

Hoy destacamos