Mercado

Caníbales en los concesionarios

Las patronales del sector aparentan calma e insisten en que las visitas y los pedidos que están recibiendo se transformarán en matriculaciones en los próximos meses

Venta de un coche en un concesionario de Seat

Venta de un coche en un concesionario de Seat

Redacción Coche Global

04.11.2012 22:40h

2 min

El Plan Pive ha arrancado con discreción, envuelto en la burocracia y la depresión de los consumidores. A pesar de las campañas publicitarias en marcha de las principales marcas de coches y de que las ayudas del nuevo Prever entraron en vigor oficialmente el 1 de octubre, las ventas cayeron el mes pasado un 21,7% con una pobre media de algo más de 2.000 matriculaciones diarias. ¿Hay motivo para la alarma?

Solo en los últimos días de octubre se aprecia un ligero incremento de las matriculaciones hasta 2.370 (los días 24 y 25), 2.676 (26) y 2.770 (29). En los dos últimos días hábiles, los registros de la Dirección General de Tráfico detectan el habitual subidón de final de mes, con 3.944 coches vendidos el 30 y 6.648 el 31, por el cierre del periodo en los concesionarios, por el redondeo de las cifras con automatriculaciones y compras por parte de empresas de flotas y de rent a car.

Las patronales del sector aparentan calma e insisten en que las visitas y los pedidos que están recibiendo se transformarán en matriculaciones en los próximos meses. De momento, se ha alcanzado una velocidad de crucero de 1.000 reservas diarias, el paso previo para formalizar la compra en el sistema de registro de las subvenciones que gestiona el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (Idae). El incremento de las bajas de vehículos de 12 años o más de antigüedad corroboran esa tendencia.

La importancia del 'efecto alegría'

El riesgo ahora es que el resto de compradores que no tienen un coche con la antigüedad requerida para obtener la ayuda mínima de 2.000 euros por renovarlo sigan retraídos debido al pesimismo reinante sobre la evolución económica. Sin las compras inducidas, sin un mínimo efecto alegría en el consumo general, el PIVE puede canibalizar las escasas matriculaciones mensuales que registran los concesionarios.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.