Industria

PSA quiere rebajar más de 3.000 euros a cada empleado de Vigo

Citroen-C4-Vigo

Citroen-C4-Vigo

Redacción

24.10.2014 06:04h

1 min
La devaluación interna continúa en el sector del automóvil. Cuando parecía que las fábricas españolas ya habían cosechado importantes ganancias de productividad y costes de producción que han permitido ganar la pugna por decenas de modelos, la multinacional francesa PSA (Peugeot-Citroën) vuelve a la carga al poner sobre la mesa una rebaja salarial de una media de más de 3.000 euros al año por empleado, según los cálculos de CCOO. La excusa: la habitual promesa de asignar un nuevo modelo.


De entrada, PSA exige una rebaja del 5% más un recorte del 50% de las pagas extras. Además quiere reducir algunos complementos y congelar el sueldo resultante hasta 2019. A diferencia de otras negociaciones en el sector, en esta ocasión la multinacional no se conforma con la doble escala salarial ya en vigor para las nuevas incorporaciones, sino que quiere aplicar un recorte sustancial a la plantilla actual.

Como es habitual en el sector del automóvil en las últimas negociaciones, el sacrificio va acompañado de una recompensa en forma de la nueva furgoneta compacta de Citroën, Peugeot y Opel conocida internamente con la clave K9. Los trabajadores gallegos aspiran a fabricar hasta 200.000 unidades al año del sustituto de la Citroën Berlingo pero compiten con sus colegas del Este de Europa, que cobran mucho menos y tienen unas instalaciones modernas.

Los sindicatos ya han manifestado su rechazo frontal al chantaje más abusivo de lo habitual, ante lo cual la dirección les ha pedido que aprovechen la castañada y el Halloween para "reflexionar" sobre su competitividad en el futuro. Suena a "truco o trato".

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.